¿Cómo afrontar el Big-bang de la Información? (10 pasos para aprovechar esta Gran Oportunidad)

 

Por Gonzalo Fuentes

 

“Tu vida, tu elección. ¿Qué será? ¿Pastilla roja o azul? ¿Verdad o ignorancia? ¿Triunfo a través de tribulaciones o mediocridad a través de un bajo nivel de seguridad? ¿Cuestionar el mundo o permitir que el mundo piense por ti?”

Craig Ballantyne

 

Vivimos el big-bang de la información. En un bombardeo constante de información para nuestros sentidos. Y va a más. “La era de la información”:  móviles, tablets, televisión, radio, periódicos, Facebook, Twitter, Youtube, Internet a tutiplén,… Esto es imparable. Es lo que nos toca vivir. Un hecho. Algo a lo que no puedes escapar. A no ser que escondas la cabeza como un avestruz. ¿Pero es esto algo negativo?

 

Yo pienso, que como casi todo, no es ni negativo ni positivo. Todo depende. Más bien lo vería como una realidad con dos polos. En el lado negativo encuentro que este exceso de información puede generar confusión y atiborramiento, pero no sólo eso, sino que si mantenemos una actitud pasiva, con nuestro receptor de información en “modo automático”, es muy posible que recibamos información no muy beneficiosa para nuestras vidas y lo que queremos crear. Además, desde la pasividad y en ese “modo automático”, es mucho más fácil que se genere un efecto borrego y corrientes de pensamiento únicas (o “bipartidistas” y enfrentadas, situación que a algunos les gusta muchas veces tenernos como sociedad).

 

Al otro lado, el otro polo, el positivo. El que yo creo, que si nos lo curramos, ganará la partida (o por lo menos cada victoria individual merecerá la pena sin dudarlo). En concreto, lo que veo es que ahora disponemos de más información que nunca, y aumentando cada segundo. Pero no sólo eso, sino más canales de difusión y mayor inmediatez. Esto es un lujo que ni nuestros antepasados más ávidos de información habrían jamás soñado. Su paraíso. Esto facilita enormemente que podamos acceder a información más apropiada y específica para nuestros objetivos, de manera mucho más rápida, y que no dependamos ya de los medios de difusión principales o mainstream.

 

Pero este lado positivo requiere desactivar dicho “modo automático”, es decir, exige un papel activo de nuestra parte. Un proceso de selección de qué información decidimos absorber. Y todo este boom informativo es tan nuevo y reciente que debemos coger el toro por los cuernos si no queremos ver las oportunidades escurrirse entre nuestros dedos.

 

¿Pero por qué es tan importante seleccionar con qué información alimentar a nuestro cerebro? Se me ocurren varias razones. Hay que reconocer que nuestra capacidad de adquirir y procesar información diariamente es limitada. Así que tendrás que elegir. Por otro lado, te recuerdo lo que otras veces he comentado en este blog. Lo que piensas genera lo que sientes, y lo que sientes cómo actúas. Y al revés. Por lo tanto la información que elijas absorber condicionará enormemente tus pensamientos, y en definitiva, tus emociones y tus acciones. Además, el pensamiento es un músculo más de tu ser que requiere de una práctica para su avance y puesta a punto. Si te expones constantemente a una información limitada y sesgada por el mismo patrón, y lo que es peor, no elegida por ti, creerás que piensas por ti mismo, pero en realidad estarán pensando por ti.

 

En resumidas cuentas, y lo que creo que es más importante en cuanto al párrafo anterior, si no filtras y decides activamente qué información absorber

 

los resultados en tu vida se verán condicionados por ello.

 

O lo que es lo mismo, puedes formar parte de la revolución de la información y de la consciencia que se está dando en estos precisos instantes por todo el mundo, o puedes dejarte caer en el saco del pensamiento único y aborregado que lleva a que otros decidan cómo has de pensar, o más crucial aun, cómo ha de ser tu vida.

 

Cómo realizar el cambio de filtro

 

Os voy a dejar aquí unas pautas muy muy sencillas pero muy poderosas que a mí me han cambiado la vida en muchos aspectos y a muchos otros ahí fuera. En El Día Después otras ideas y consejos son más que bienvenidos, así que puedes dejarlos debajo en los comentarios.

 

1. Haz una búsqueda ACTIVA de la información que te interesa y te apasiona sobre las cosas que te gustaría crear, atraer y que estén presentes en tu vida. O lo que es lo mismo, pon primero en tu cabeza aquello que quieres tener posteriormente en tu realidad física.

 

2. Cuando te expongas a información, pregúntate: ¿Esta información me acerca a ser la persona que quiero ser, el estilo de vida que quiero llevar, la salud que quiero tener, sentirme como me quiero sentir, desarrollar las habilidades que quiero aprender, contribuir de la manera que quiero contribuir? Si la respuesta es negativa, ¿realmente te merece seguir perdiendo tu tiempo en eso?

 

3. Un buen método es fijarte en lo que sientes al absorber determinada información. Aquella que te haga sentir bien, pleno, motivado, es una buena señal. Y no me refiero a ese “placer” aborregado y apático que proviene de absorber información pasivamente en un sofá o escritorio. Me refiero a algo que te haga sentir vivo.

 

4. La información que te interesa no te debe alejar de las cosas que realmente te importan y que merecen la pena en la vida. No es una distracción, sino una ocupación.

 

5. La televisión no es un buen canal en este momento por lo general. Reduce tu exposición a ella al máximo. No digo que no pueda estar bien de vez en cuando verla un rato con el propósito de entretenerte, pero, en tónica general, y salvo excepciones, considero que la información que surge de ella es de la peor calidad en relación a lo que puede ser la calidad de tu vida. En mi caso, llevo desconectado ya bastante tiempo de los telediarios y las noticias por ejemplo. Y te aseguro que soy mucho más feliz.

 

6. ¿Qué pasa si quieres estar informado de lo que pasa en el mundo? Para ello no creo que haya que dedicar mucho tiempo a diario, que es lo que hace una gran parte de la población. Ni siquiera considero que deba ser una actividad diaria. Con conectarte al mundo de vez en cuando en pequeños momentos creo que es más que suficiente. Y no tienes porqué utilizar siempre las mismas fuentes de información. Además, creo que es muy útil formularse la siguiente pregunta: ¿cuánto de lo que veo en las noticias puedo yo controlar e influenciar directamente en mi vida? Creo que está bien estar un poco al tanto de lo que ocurre en el mundo, pero creo, y esto es muy importante, que no debemos condicionarnos tanto emocionalmente sólo con cosas que en el fondo son las que unos pocos deciden que son importantes. Hay mucho “otro mundo” con el que conectarse, y posiblemente mucho más crucial, enriquecedor e importante.

 

7. En la medida que te expongas más y más a la información que realmente deseas, la otra irá cobrando menos importancia, hasta que puede que no te interese en absoluto. Aunque como siempre digo, somos animales de costumbres. Habrá recaídas. No olvides nunca tu Norte. Redirígete todas las veces que sea necesario.

 

8. ¿Y si no te importa lo más mínimo el big-bang de la información? Es una opción. Quizás quieras aislarte de todo. Aunque si esa es tu decisión observa si lo estás haciendo de verdad. Recuerda que la mente siempre se entretiene con algo. Mi opinión personal es que los seres humanos tenemos un ansia de aprender y de conocimiento. Lo importante es qué voces decides escuchar.

 

9. Aporta TÚ al mundo. Si crees que tienes algo de valor que compartir y que pueda mejorar algo la experiencia de este mundo, no dudes en hacerlo. Escribe un blog, un libro, un curso, da una charla, compártelo con tus amigos, lo que sea. No te lo guardes.

 

10. Cuestiona lo que aquí digo. Pero que sea para mejorar y perfeccionar tu salida del redil y crear la vida que quieres, no para volver al redil.

 

Hay mucha información hay fuera. Alguna está esperándote a ti. Porque puede cambiar tu vida por completo y a su vez la de otros. Vuélvete más consciente. Más culto. Más informado. Aprende a cuestionar. Únete a la Revolución de las Mentes. Se está dando ahora mismo.

 

¿Cómo afrontas tú este big-bang de la información? ¿Cuáles son tus estrategias? Compártela en los comentarios (si no los ves pincha aquí).

 

Si consideras que esta información es útil y puede ayudar, compártela. Exponla. Y si crees que este proyecto puede estar enriqueciendo tu vida, tú puedes ayudar y contribuir. Pincha aquí y te digo cómo.

 

Porque cuides y enriquezcas tu mente y tu vida.

 

¡Recibe nuevos artículos de El Día Después en tu correo! ¡Únete al cambio!:

 

 



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *