2015… ¿Y Ahora Qué?

 

Por Gonzalo Fuentes

 

“Tendemos a sobrestimar lo que podemos conseguir en un sólo día, pero infravaloramos lo que podemos conseguir en un año entero.”

Chris Guillebeau

 

Es una buena pregunta. Comienza un nuevo año. Ni más ni menos que el 2015. Quién nos lo iba a decir.

 

Y bien…

 

…¿ahora qué?

 

¿Qué vas a hacer con él?

 

¿Qué significa para ti vivir un nuevo año?

 

¿Qué significa para ti ese espacio de tiempo etiquetado por nosotros como “año”?

 

¿Qué posibilidades te ofrece un nuevo año?

 

Ahora que estamos en una época de muchos regalos podríamos pensar que la vida nos regala UN AÑO MÁS. ¿No es bonito pensar así?

 

Tienes un año para crear.

 

Para crear nuevas experiencias, nuevos aprendizajes, nuevas relaciones, sanar y soltar cosas que ya no quieres, conocer sitios nuevos, hacer cosas nuevas, ver las cosas de maneras diferentes, desafiarte y salir de tus zonas de confort, leer nuevos libros, crear un nuevo trabajo o un nuevo estilo de vida, trazar nuevos mapas

 

Podría decirse que TODO ESO es VIVIR.

 

Así que tenemos un nuevo año por delante y es un buen momento para preguntarse:

 

¿AHORA QUÉ?

 

Esto lo que yo me estoy preguntando estos días. Como ya dije en el anterior artículo en el que repasaba mi año pasado, mi intención ahora era ponerme a planificar este año próximo. Y ya dije que planificar no es mi especialidad.

 

¿Sabes qué? Planificar, lo que se dice planificar… No me sale. No de momento. Quizás por mi estado actual y mi falta de tiempo. Pero eso no significa que no sea consciente de una idea de suma importancia. Estos días todo el mundo tiene bonitos deseos para sí mismos y para los demás de cara a este nuevo año que comenzamos. Pero detrás de esto veo un gran riesgo: pasividad. La gran mayoría de las personas que se encuentran atascadas en sus vidas, que no logran realizar cambios, y que sienten que nada les funciona son aquellas que se enfrentan a la vida quizás con grandes deseos pero con muy pocas intenciones. En unas sociedades que no alimentan mucho nuestra singularidad tendemos a soltar toda responsabilidad y protagonismo. Es decir, abandonarnos a ser receptores pasivos. Mal asunto éste.

 

Planificar es lo que une un objetivo y un resultado. Es el puente en el que transcurre la acción. Y sin acciones no suceden las cosas. Sin acción las cosas se quedan en la cabeza. Dormitando. Envueltas en sedas y fantasías. Sin acción no llegarían estas palabras hasta ti. Sin acción no habría publicado “Mapas Para La Vida”. Sin acción no conoces gente maravillosa ni desarrollas trabajos que te merezcan la pena.

 

Y aunque todo esto ya lo sé no voy a planificar el año AHORA. No lo voy a hacer porque no es el momento. Porque se están moviendo un montón de cosas dentro y fuera de mí y no quiero precipitarme. A mí me gusta el presente. Adoro el presente. En el presente es donde llega la inspiración que te mueve a una acción de calidad.

 

¿Tengo una lista de deseos e intenciones para este 2015?

 

Sí. La tengo.

 

No son excesivas cosas para mi gusto porque un año da para mucho. Entre otras cosas da para sorprenderte. Este 2014 que se ha ido ha sido un gran año para mí. No planeé nada. Hace un año me sentía lo suficientemente mal como para planear nada. Y sorprendentemente ha salido de él un gran año de experiencias y crecimiento. De creatividad y de encuentros. De sanación. De gratitud.

 

Pero aunque no planeara nada no me quedé quieto. No. Todo esto no ha sucedido solo. Así no funcionan las cosas. Tenía una clara actitud de salir adelante. De enfrentarme a mis sombras. De sentirme bien. De hacer cosas. Y eso me lo agradezco a mí mismo. Quizás no sea un gran planificador. Pero no me conformo con poco.

 

Ahora es tu turno. ¿Ahora qué? ¿Qué piensas hacer con este nuevo año? ¿Qué piensas crear? ¿Cómo quieres vivir este regalo que te da la vida?

 

Quizás TÚ sí quieras planificar. Quizás quieras escribir una lista de deseos e intenciones. O no. Quizás quieras hacer como yo.

 

Eso sólo lo sabes TÚ.

 

No me gustan los convencionalismos. Me gusta la singularidad de las personas. Y la singularidad de los momentos.

 

Así que escúchate. Escucha el latido de tu corazón. Escucha el latido de tus deseos. Escucha el latido de tu singularidad.

 

Escucha el latido de ESTE MOMENTO.

 

De aquí surge TODO.

 

Sea lo que sea lo que esté sucediendo dentro de ti. Permítete vivirlo. Permítete transitarlo. Permítete manifestarlo.

 

Esa es la mejor planificación de todas.

 

Sacar brillo a lo que hay dentro de ti. Ya sea dorado… o negro. Sacar brillo a lo que hay… AHORA.

 

Así que AHORA me doy cuenta de lo ajustada, precisa e interesante que es esta pregunta:

 

¿AHORA qué?

 

Me vino por casualidad. Qué bonito.

 

Hoy no habrá listas.

 

El 2015 ya se verá.

 

Por tu parte, haz lo que tú veas oportuno… AHORA.

 

Feliz AHORA. Feliz 2015.

 

¿Qué se te pasa por la cabeza AHORA para este 2015? ¿Quieres compartirlo con nosotr@s en los comentarios?

 

(Curiosidad Importante: Este artículo lo escribí hace ya unos días, bajo la presión de querer planificar el 2015 y compartirlo con vosotr@s. Como puedes ver no tuve éxito y tuve que reconocer mi momento. Tras aceptar esa situación y escribir lo que acabas de leer mi mente ya está más permisiva para planificar y concretar más acciones de cara a este año. Ese es el poder del ahora y el poder de la aceptación.)

 

¡Únete al Cambio! Introduce aquí abajo tu correo electrónico y recibirás gratis todos los artículos que vaya publicando:

 



2 responses to “2015… ¿Y Ahora Qué?”

  1. Inma says:

    Maravilloso como siempre ;P
    El gran poder de la aceptación y el permitirse ser uno mismo.
    Yo soy experta planificadora… Pero estoy aprendiendo que lo importante soy yo y no el plan, gran frase del artículo anterior que suscribo al 100%.
    Vivamos la Vida y tengamos claro que so hay algo que quieras en la vida tienes que ir a buscarlo… Del cielo solo cae la lluvia.
    Gracias y feliz año nuevo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *