Celebrando un Año Después de El Día Después (27 Buenas Prácticas que Merecen ser Recordadas)

 

Por Gonzalo Fuentes

 

Soy lo peor. Estoy tan sumergido en algunas cosas difíciles que estoy afrontando en estos tiempos que he dejado pasar de largo el primer cumpleaños de este blog. ¡Y yo sin celebrarlo! Es en primer lugar una falta de respeto a mí mismo y al trabajo que le he echado durante todo este año. Pero además es una falta de consideración a todos aquellos que me estáis siguiendo fielmente (a los menos fieles también os quiero mucho) y a aquellos que os habéis ido uniendo por el camino. Y es un número que sigue creciendo, lo que me hace sentir, más que agradecido, algo mucho mejor: acompañado.

 

El caso es que el pasado 28 de Enero se cumplía un año desde la publicación del primer artículo de El Día Después. Por entonces estaba asustado, dubitativo, y había surgido el deseo en mí de hacer algo con la intención de crear y contribuir al mundo de alguna manera, pero exponerme públicamente, algo que llevo fatal a pesar de mi formación y experiencia actoral, era todo un reto para mí. (He de reconocer que aun me sigo preguntando a mí mismo quién me llama meterme en estos berenjenales cada vez que voy a publicar u otras cosas en las que me meto.)

 

Curiosamente, cuando lancé el primer artículo, no tenía ni idea de cómo iba a llevar todo este tema, ni cuál era el objetivo específico del blog, ni con qué periodicidad iba a publicar,… De hecho, pensaba que si lograba publicar dos artículos al mes, iba a ser lo más de lo más y lo intuía como un objetivo que me iba a costar bastante mantener. Aun ignoraba que desde las primeras semanas iba a publicar un artículo semanalmente como un reloj y que iba a poner todo mi empeño y corazón en ello. En esto para mí hay una gran lección: confía en ti mismo cuando te lances a por algo, porque las ideas, los recursos y tu inteligencia infinita van a salir a tu encuentro. Si te lanzas, hay respuesta.

 

Así que ha llegado el momento de decirlo…

 

Tam tam tam tam tam tam….

 

¡Felicidades El Día Después!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

 

¡Felicidades Gonzalo por haber llegado hasta aquí!!!!!!!!!!!!!!

 

¡Felicidades lectores, suscriptores y amigos!!!!!!!!

 

Felicidades porque estamos creciendo juntos, aprendiendo, abriéndonos, tomando consciencia y responsabilidad.

 

¡Ole, ole y ole!!!!!!!!!!

 

Jajajaj. Ya está dicho. Daño enmendado.

 

Y pasada esta primera parte de más pompa, hágamos algo ahora más de provecho y que a su vez honre el camino recorrido. Algo que se nos olvida muchas veces hacer. Honrar el camino recorrido.

 

En este blog se han tratado muchos temas, como no podría ser de otra manera, por como soy yo y mi diletancia habitual. Pero creo que todos tienen un hilo conductor, quizás uno mayor y más profundo que el que normalmente enmascaro con la palabra “cambio” (palabra que en el fondo suele dar bastante miedito). Y creo que ese hilo conductor es tan simple como mejorar nuestra experiencia vital, tanto como individuos como colectivo. Eso es lo que me mueve a escribir.

 

Así que he hecho un repasito por todo este año, dándome cuenta, en estos momentos para mí un poco más difíciles, que tengo que rescatar algunas de esas cosas que yo mismo he dicho. Porque son importantes. Porque las he dicho por algo. Y sobre todo quiero que este repaso os sirva a vosotros, ahora que justo tenemos todo un año por delante, para recuperar quizás ciertas cosas que en su momento te llamaron la atención, pero que las dejaste de lado porque tenías “que seguir con tu vida”. Pero, por gracia, la repetición es poderosa. Hagamos uso de ella.

 

Así que, a continuación, te dejo con 27 buenas prácticas que merecen ser recordadas y puestas en práctica. En todas ellas encontrarás enlaces a artículos de este año pasado por si quieres refrescarlos o leerlos por primera vez. No te abrumes, es una lista extensa, pasa por ellas y rescata las que resuenen en tu interior. Además siempre puedes volver aquí cuando quieras. ¡Disfrútalas!

 

27 Buenas Prácticas que Merecen ser Recordadas

 

1. Añade cosas nuevas a tu vida. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez? ¿Lo recuerdas? Porque tu espíritu está ansioso por experimentar cosas nuevas. Tu cuerpo, tu mente,…  necesitan combustión. No dejes que la rutina se lleve tu vida por delante. Añade aunque sea cosas “pequeñitas”. Puede consistir en añadir cosas nuevas que vayan acordes con tu momento actual o que pretendan romper con él. Yo últimamente he añadido cosas interesantes como la biodanza, correr casi a diario, correr mis primeros 10 km en la San Silvestre Vallecana, trabajos de constelaciones familiares,… Te dejo un artículo en el que encontrarás 49 ideas para revolucionar tu vida.

 

2. Márcate objetivos poco realistas. Tim Ferriss, Vishen Lakhiani, y mucha otra gente que ha revolucionado la manera de conseguir grandes objetivos te lo dirán una y otra vez. No te marques objetivos realistas, sin sustancia, que no te muevan. Necesitas moverte por algo que realmente te inspire. Otra cosa es que empieces dando pasitos de bebé, pero el camino se irá abriendo a tus pies mientras avanzas hacia tu loco objetivo. En estos artículos te hablo de qué es imposible para mí y cómo se me ocurrió grabar y enviar unas canciones a Bunbury.

 

3. Aprende a entender tu mente. La mente es un arma de doble filo. Puede ser la herramienta más útil a nuestra disposición para lograr grandes cosas, o puede hundirnos en la mayor de nuestras miserias. Durante este año escribí algunos artículos sobre este tema que tanto me apasiona y que a continuación te dejo. Aun están más por llegar.

 

Cómo Recuperar el Control de Tu Vida

Respuestas Que Cambian Vidas

¿Quién Eres En Realidad? (Reinvéntate Conociendo Tus Distintas Identidades)

¿Realmente Sabes y Decides Qué Es Importante en Tu Vida?

 

4. Experimenta la meditación o hazla un hábito en tu vida. Meditar no es una moda. Es una técnica milenaria. Y una gran herramienta para encontrar mayor paz, mejor gestión emocional y observar cómo funciona tu mente, además de otros beneficios más profundos y colaterales que se dan. Es por eso que tanto la recomiendo. Si eres nuevo en el tema, aquí puedes leer una guía FÁCIL para empezar a meditar.

 

5. Cuida tu alimentación. Sí, un topicazo. Pero lo que metes en tu panza se transforma en lo que metes en todo tu cuerpo. Es de primero de básica. Influirá en tu físico, en tu mente, en tu energía, en tus estados de ánimo y, no te lo vas a creer, ¡pero hasta en tus digestiones! Me gusta el tema aunque no soy un experto. Te dejo aquí algunos artículos que quizás te interesen:

 

6 pasos fáciles para mejorar tu alimentación y tu salud

Guía para cambiar de una vez por todas tu dieta (¡y disfrutar más de ella!)

Las Dietas Neuróticas y el Maravilloso Arte de Añadir

 

6. Acostumbráte a salir de tus zonas de comfort. Si la vida no te obliga a ello, tendrás tú que obligarte. Es la única manera de abrir nuevos horizontes. Tenemos que salir de nuestras madrigueras calentitas y cómodas si queremos generar nuevos resultados en nuestras vidas. Dos más dos son cuatro. Como ya dije en este artículo, considero que el ya para muchos casi perdido “estado del bienestar” es una trampa para nuestras realizaciones personales. Quizás el que ahora esté en entredicho sea una oportunidad para muchos de nosotros y nos empuje a lanzarnos al vacío.

 

7. Aprende cosas nuevas constantemente. Aprender no es una cosa exclusiva para los primeros años de nuestra vida. De hecho yo he aprendido más y mejor después. Creo que es un proceso apasionante y que debemos cultivar hasta la tumba. Otra cosa realmente interesante es aprender sobre el aprender. A continuación te dejo el artículo más popular hasta la fecha de El Día Después y su segunda parte:

 

El arte de aprender una habilidad nueva (y 7 pautas para lograrlo)

7 Nuevas Pautas para Aprender una Habilidad Nueva

 

Hace un año y cuatro meses exactos que decidí lanzarme a aprender a tocar el ukelele. A mis 33 añazos. Puro capricho personal. Pero creo que no se me da del todo mal, ¿no?

 

8. Honra quién ya eres y ofrécete al mundo. Sé creativo para reinventarte a ti mismo y aprovecha quién eres ya y lo que ya sabes, que es mucho más de lo que piensas. Ofrece tu sabiduría, tus habilidades o tu arte al mundo. Hazlo por dinero o por querer ayudar, ambos tendrán su recompensa. En el artículo “Negocios Anti-Crisis” hablo de todo este tema, del poder de internet, de qué se supone que es ser experto, te recomiendo alguna lectura, todo para que le eches un par y te reinventes a ti mismo. Es más necesario que nunca. Para ti y para el mundo. Porque…

 

9. No hay nada mejor que servir a los demás. Sí, tenemos que cuidarnos a nosotros mismos, soy un gran defensor de esa idea, como buen hijo del individualismo que vivimos. Pero esto tiene que cambiar. Hay que recuperar ciertas cosas. La comunidad, el servicio,… todo bien entendido. Al fin y al cabo, todos somos la misma familia y tenemos que crecer juntos ayudándonos unos a otros. Si quieres profundizar en el tema, lee “El Olvidado Arte de Servir (y La Solución a muchos de los problemas)”.

 

10. Abre tu mente con otros idiomas. Si quieres ampliar tu horizonte mental una de las mejores herramientas a tu disposición es aprender otro idioma. Cada idioma es una cultura diferente, una manera de ver el mundo diferente, una manera de que suene el mundo diferente, y una manera diferente de entenderlo. Y no tiene porqué ser un dominio completo, simplemente que te sumerjas en él y que llegues hasta donde puedas. Yo lo hice con el inglés, que me parece fascinante. En este artículo comparto los 9 pasos que a mí me sirvieron para darle el empujón definitivo al inglés.

 

11. Desafíate. La vida nos presenta desafíos, pero también podemos crearlos nosotros. Superar desafíos es un paso esencial para el crecimiento personal y en las curvas de aprendizaje. Y por supuesto, lo importante es el intento, mucho más que el vencerlos. Yo me planteé un desafío de 1 receta nueva por semana durante 1 año. Llegué a las 25 semanas y reconozco que ahí perdí motivación y fuelle. Pero me siento orgulloso, aprendí mucho y ¡aun me quedan muchas recetas por experimentar!

 

12. Experimenta con tus hábitos tóxicos. Todos utilizamos “muletas” para evitar sentir cosas que nos resultan difíciles de asimilar. Fumar, exceso de televisión, de alcohol, de deporte, de sexo, de porno, de relaciones dañinas, de móvil, de internet, de reclusión antisocial, de chismorreo, … Algunas son más aceptadas socialmente que otras, pero todas tienen algo en común. Sirven de venda para no ver algo que no nos gusta de nosotros. El verano pasado os propuse hacer #unasemanasin para experimentar con la posibilidad de ser más libres en nuestras vidas, probando a soltar alguna de esas muletas durante una semana. Yo me decanté por una semana sin fumar que fue horrible y angustiosa, pero dos meses después dejé el tabaco como adicción.

 

13. Aprovéchate de los recursos existentes para ser más feliz.  Lo bueno de ser una especie con tanta historia y tanto problema es que también se han buscado las soluciones a dichos problemas. Desde hace milenios y desde el enfoque de culturas muy diversas. ¿Por qué no aprovecharnos de ello y no conformarnos con la primera respuesta infructuosa que se nos da? Tienes muchas respuestas, soluciones y recursos ahí fuera esperándote. Sea cual sea tu problema. Aprovéchate del mundo globalizado que vivimos y de internet. Aprovecha tu problema para ser inquieto y curioso. En este artículo os dejé algunos recursos que yo he encontrado útiles e interesantes, para ser un poquito o mucho más felices. Pero esa lista es sólo una minúscula muestra.

 

14. Empieza… lo que sea… AHORA. ¿Tienes ideas no realizadas en el baúl de los recuerdos? ¿Sueños que no te abandonan pero que tú sí abandonaste? ¿Listas de cosas por hacer que nunca realizas? Empieza. ¿Cuándo? Ahora. El resto ya se verá. Es un acto poderoso. Es el momento que lo cambia todo.

 

15. Olvídate del perfeccionismo y saca las cosas adelante. Mucho que ver con lo anterior. Te lo dice un perfeccionista en rehabilitación constante. El éxito no es sacar algo perfecto adelante. El éxito es sacarlo. Perfecto nunca será, don perfecto. Es la mejor excusa para nunca hacer nada de provecho. Hazlo, aprende de ello, y sigue adelante. Aquí hablo en profundidad sobre el tema.

 

16. Siente La Vida. De vez en cuando, y a ser posible a diario, siente la vida, la Gracia. Que no todo es hacer y hacer.

 

17. Sé cuateloso seleccionando lo que metes en tu cabeza. Vivimos en un bigbang informativo que va a más y más. Estamos expuestos a información. Y tu cuerpo y tu mente acusan dicha recepción de datos. Pero vivimos también en una gran oportunidad. En la que podemos acceder a información más fácilmente y rápido que nunca. En este artículo comparto con vosotros 10 pasos para aprovechar esta gran oportunidad.

 

18. Haz siempre primero lo realmente importante. Aquello que te vaya hacer avanzar realmente. Aquello que te cuesta un poquito más. No esas cositas fáciles que simplemente mantienen tu status actual. Creo que es el mejor consejo de productividad que he oído hasta ahora y del que hablo más a fondo en este artículo. Por una productividad más de calidad que de cantidad.

 

19. Aprende a equivocarte. Un profesor formula una pregunta a sus alumnos. Unos pocos levantan la mano. Aquellos que creen saber la respuesta correcta. Porque sólo hay una respuesta correcta. Entonces el que no está seguro ni lo intenta. ¿Por qué hacerlo si te vas a equivocar? Lo importante es decir la respuesta correcta. No pensar por ti mismo. No tener un pensamiento creativo y valiente. No crear nuevas conexiones. No salirte del camino “normal” y establecido. Lo importante es la respuesta correcta. Una educación así inculca el miedo a equivocarse. Y no equivocarse es el camino al fracaso. ¿Bonita paradoja, verdad? Aprendamos juntos a equivocarnos.

 

20. Da prioridad a la educación, propia y ajena. Es nuestro futuro el que está en juego. Como ya dije más arriba, creo que es esencial aprender durante toda la vida. Y eso depende sólo de uno mismo. Cuanto más verdaderamente educados estemos todos, mejor educación y ejemplo recibirán las generaciones venideras. Un tema apasionante que expuse en el artículo Cómo Cambiar la Educación (y Descubre tus Vacíos Educacionales)

 

21. Sé inteligente, cuídate a ti mismo, y piensa bien en lo que te beneficia. A veces podemos ser nuestro peor enemigo, y las emociones nos pueden jugar malas pasadas. Sobre todo en un mundo en el que hay tantas agendas distintas y algunas jugando a juegos bastante injustos. Por eso hemos de ser muy conscientes y no dejarnos llevar siempre por nuestras reacciones automatizadas. Aquí hablo un poco de ello.

 

22. Da importancia a tu vida y que se fortalezca con cada crisis u obstáculo que se encuentre. Este es un tema del que pronto seguramente os ofrezca un artículo en profundidad. De momento puedes plantearte algunas preguntas realmente valiosas con este otro artículo.

 

23. Replantéate tu vida o la de algún joven que tengas a mano. Tras años haciendo sólo lo que nos dicen que hagamos, nos preguntan: “¿Qué carrera quieres hacer?” “¿A qué quieres dedicar el resto de tu vida?” Quizás este otro ejercicio fuese más interesante.

 

24. Escucha al Yo que reprimes. Da luz a tu oscuridad. Todos jugamos al mismo juego. Al del blanco y negro. En el que el blanco tiene que ganar. Y el negro es todo “lo malo” de la vida. Lo único que muchas veces metemos en el casillero de lo negro aspectos de nosotros mismos que son necesarios para ser felices. Y lo hacemos muy de pequeños. Los reprimimos y ya de adultos, o no sabemos que están ahí incordiando (porque quieren salir), o los tememos. Esa es parte de nuestra oscuridad. Que tenemos que aprender a integrar en nuestra vida para ser más felices, completos y humanos. ¿Estás dispuesto a arrojar luz sobre tu oscuridad?

 

25. Disfruta del Sol y carga tus pilas. En este artículo os hablo sobre la técnica del Sungazing para aprovechar la energía del sol, nuestro gran amigo.

 

26. Descubre y pasa tiempo en Tu Elemento. Todos tenemos un Elemento (o más de uno) con el cual paramos el tiempo, aumentamos nuestra pasión y nos sentimos más vivos y plenos. Este es un concepto que he conocido gracias a Sir Ken Robinson y que me parece apasionante. Porque tiene el poder de cambiar vidas. Vivamos lo más posible en nuestros Elementos.

 

27. Ábrete al mundo. Exprésate. Ya sea por medio de un blog o de lo que sea. Necesitamos oír más voces que las que siempre se oyen. Ideas. Creatividad. Arte. Una mano para ayudar con algún problema. Ofrecer algo de valor. Tenemos que dar pasos al frente o si no quedaremos relegados a ser simples peones o figurantes. Porque este mundo lo construimos entre todos. ¿Te apuntas? El Día Después aspira a eso.

 

Gracias por haber llegado una vez más hasta aquí. De verdad. Gracias por acompañarme durante este año intenso y por leer las palabras que aquí comparto. Ahora te dejo que escribas tus propias palabras en los comentarios. Lo que más te apetezca. ¿Cuáles son los temas que más te gustan de este blog? ¿Hay algo que te haya ayudado especialmente? O simplemente un “Felicidades”. 😉

 

Y si existe un mejor regalo que puedas regalarle a este blog por su cumpleaños es compartirlo. Si crees que ofrece algo de valor, compártelo, por favor. Se agradece infinito.

 

Gracias por estar ahí.

 

 

¡Únete al cambio! Recibe nuevos artículos de El Día Después en tu correo :




4 responses to “Celebrando un Año Después de El Día Después (27 Buenas Prácticas que Merecen ser Recordadas)”

  1. MARIA BAYO says:

    Enhorabuenisima!! muchas, muchas felicidades!!!
    Me encanta que un año después sigas encontrando temas con los que removernos de nuestro estado de confort e invitarnos a crecer como personas y observar lo bien que nos sienta.
    No se si podría elegir un post favorito, todos los he disfrutado mucho, me han aportado algo a mi vida y me han hecho reflexionar.
    Gracias por regalarnos una parte de ti cada semana
    Orgullosa de tu valentía

  2. Ernesto says:

    Muchas felicidades.
    Y muchas gracias por los temas que publicas son de gran ayuda.
    Lo mejor para ti y sigue adelante.
    Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *