7 hierbas “medicinales” para añadir a tu día a día

Por Gonzalo Fuentes

 

“Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.”

Hipócrates

 

Hace un par de años aproximadamente que empecé a aficionarme al consumo de determinadas hierbas e infusiones. Con anterioridad no era algo que me llamara especialmente la atención, aparte de tomar tilas y poleos de vez en cuando y mi aversión hacia las manzanillas (aunque por otro lado muy recomendadas por sus efectos saludables).

 

En el artículo de hoy te dejo una pequeña lista de hierbas que he añadido a mi vida. Algunas las tomo más regularmente y otras por temporadas o esporádicamente. Aunque la principal razón para consumirlas sea su efecto beneficioso para la salud, no creo que este deba ser el único motivo. El explorar nuevos sabores y experiencias es para mí también una buena razón de peso. No todo es salud en esta vida.

 

Todas son fáciles de encontrar, ya sea por vías comerciales tradicionales, en herbolarios, o por Internet. Las cuatro primeras las puedes encontrar en las típicas bolsitas de infusiones y el resto, aunque puede que también, sólo las he visto en paquetes con las hierbas sueltas. En realidad se supone que de esta última manera es el mejor método en cuanto a la salud y la pureza del sabor, pero las bolsitas son también muy cómodas por su carácter instantáneo. Al final del artículo comentaré algunas formas fáciles de preparación.

 

Té verde. Es bastante más que probable que ya hayan llegado a tus oídos muchas de las propiedades beneficiosas del té verde. Existen innumerables estudios sobre los abundantes beneficios que aporta el consumo de este té. Una de las características de este té es que sufre menos oxidación que el té negro durante su procesado. Fue utilizado en China como bebida medicinal durante milenios. Se le otorgan propiedades anticancerígenas, cardiovasculares, de reducción del colesterol “malo”, antienvejecimiento, etc. Para alguien como yo que jamás ha tolerado la cafeína, el empezar a beber té verde desde hace poco más de un año, teniendo en cuenta que contiene cafeína pero en cantidades menores, me ha supuesto tener más energía y claridad mental por las mañanas sin efectos estresantes colaterales ni sufrir las taquicardias que me suponía tomar café. Además de alguna manera me centra y me aporta una sensación muy placentera que sólo he experimentado con otras bebidas como el mate.

 

Té blanco. Se dice que el té blanco es incluso más saludable que el verde y aun más rico en antioxidantes. Yo suelo alternar el consumo de uno y otro. Con vainilla y con corteza de melón es delicioso.

 

Cola de Caballo. Muy popular en los últimos años para adelgazar por sus propiedades diuréticas. Pero algo más desconocido es su alto contenido en Sílice que se dice es un elemento que el organismo transmuta en Calcio al ingerirlo y por eso previene de problemas óseos como la osteoporosis. Se dice que aumenta la densidad ósea y también se habla de sus propiedades antifúngicas para problemas como la candidiasis.

 

Ortiga. También depurativa y con alto contenido en Sílice. Hay gente que incluso la bebe en zumo por sus propiedades desintoxicantes. Se le atribuyen múltiples beneficios para la salud. Según Rudolf Steiner, gran estudioso de la medicina natural de los dos siglos pasados, la Cola de Caballo y la Ortiga son dos plantas altamente recomendables para su uso diario.

 

Palo de Arco. Procede de la corteza interior de un árbol. Puede que sea el remedio inca más preciado de todos. Se utiliza como remedio alternativo en enfermedades como el cáncer, el sida, la candidiasis y otras afecciones fúngicas, y enfermedades del sistema inmunológico en general. Por lo visto, algunos médicos y dentistas lo recetan en vez de antibióticos para casos de infección, aunque yo no he tenido la suerte de verlo. Algunas de las propiedades que se le atribuyen son: analgésico, calmante, descongestionante, diurético, hipotensivo (induce al sueño cuando es necesario), virucida (destruye viruses). Por cierto, tiene un sabor y un olor dulce, intenso y agradable.

 

Uña de Gato. La Uncaria Tormentosa (me encanta este nombre) es originaria de Perú. Es impresionante la lista de beneficios que se le atribuyen. En este caso, ampliamente estudiados en diversos países y que hacen difícil que la ciencia no se rinda a sus pies, incluida la OMS. Anti-inflamatoria, anti-microbial, antifúngica, antioxidante, anti-todo. Se utiliza en tratamientos para: reumatismo, sida,  problemas del sistema inmunológico, infecciones, úlceras, tumores, cáncer, procesos virales, irregularidades del ciclo menstrual, diabetes, gonorrea, heridas profundas, debilidad general, hemorroides, etc, etc. No está mal, ¿verdad?

 

Bayas de Goji. El Lycium Barbarum es una baya del Tíbet que se ha popularizado mucho en los últimos años en Occidente. Pero es una de las hierbas imprescindibles de la milenaria medicina china. Es rica en polisacáridos, según expertos, los mejores azúcares que podemos consumir. También son abundantes en minerales y fitonutrientes. Algunos de los beneficios que se le atribuyen son: fortalecen el corazón y la vista, fortalecen el sistema inmunológico, propiedades diuréticas, regulan el tránsito intestinal, alivian estrés, normalizan niveles de azúcar y colesterol, alivian dolores de cabeza y mareos, etc. Debido a su popularidad, te recomiendo que busques siempre las bayas de mayor calidad, ya que circulan por ahí bayas de Goji de origen sospechoso.

 

Consejos de preparación

 

Te aviso que no voy a ser nada purista al respecto. El agua la caliento hasta antes de entrar en ebullición ya que no se recomienda llevarla más allá. En el caso de hierbas sueltas puedes echar unos puñados y después colarlas. También puedes usar teteras con filtros o las típicas cápsulas de metal.

 

No te rayes con las cantidades. Hazlo fácil, a ojo. Experimenta. Algunas hierbas como el Palo de Arco son más dulces y las puedes preferir en mayores cantidades. Exceptuando los tés, las otras las mezclo a veces todas juntas en una misma infusión.

 

Puedes endulzarlas después con miel o vainas de vainilla.

 

Aclaraciones finales

 

Recuerda, la calidad, como siempre, importa.

 

Te digo lo de siempre, no soy un especialista. Informarse esta bien. Son plantas que se pueden tomar a diario, aunque como en todo, el exceso no es recomendable. Prueba, investiga.

 

Acércate a ellas más como un alimento que como una medicina.

 

Dáte un tiempo para acostumbrarte a los sabores. Incluso los amargos, muy desprestigiados en el mundo occidental. ¡Y disfruta de la experiencia!

 

Para dejar tu comentario, PINCHA AQUÍ.

 

Si los artículo de El Día Después te están resultando útiles, interesantes o entretenidos, te recuerdo que puedes suscribirte de forma gratuita en la caja que encontrarás en la parte superior derecha de la página. Y también te agradecería que los compartieras para que otros se puedan beneficiar.

 

 

¡Recibe nuevos artículos en tu correo!:




4 responses to “7 hierbas “medicinales” para añadir a tu día a día”

  1. Monica says:

    Muy interesante gon!! Buen trabajo, me apunto los consejos y seguramente comienze a tomar algunasw de las propuestas que ni siquiera sabia de ellas. De nuevo, gracias por las recomendaciones!! Enorhabuena 🙂

  2. Alfvareick says:

    Conoces alguna tienda, especializada o no dónde adquirir alguna de estas hierbitas mágicas y jugar a ser Panoramix? Muy interesante 😉

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *