Cómo Afrontar El Final Del 2013

 

Por Gonzalo Fuentes

 

Se acercan los últimos días del año. Días festivos. Para algunos especiales, para otros menos. Pero lo que no cabe duda es que se cierra un ciclo. En nuestras cabezas está esa idea imbuida de alguna manera. Muchos años de tradición y de numeración de estos. Es un buen momento para reflexionar. Un buen momento para parar. En mi opinión mucho más importante que atiborrarse a comer y beber y a perder la consciencia a borbotones.

 

Una buena ocasión para este parar son estos próximos días de solsticio de invierno. Entre el 21 y el 24 de diciembre. Justo antes de dar el pistoletazo de salida a estas fiestas (aunque muchos ya las empezaron días atrás). Se entiende que durante el solsticio entra una nueva energía y es un momento poderoso para marcarse nuevos proyectos, para limpiar el pasado y mirar hacia un nuevo futuro. Pero siempre desde el reconocimiento del presente.

 

No te voy a decir cómo has de hacer ese proceso. Hay mil personas ahí fuera en la red diciéndote como hacerlo: listas, modos de escribir objetivos, visualizaciones, rituales,… Yo sólo te animo a que lo hagas. A que pares. A que reflexiones. El mundo va demasiado rápido. Pero, ¿a dónde? Tú eres parte de ese mundo. Tú puedes decidir. Pero para eso hay que parar.

 

Quizás una buena forma de hacerlo sea escribir. O estar en silencio y sólo en tu casa. O dándote un paseo por el campo. O haciendo un retiro. O hablando con un amigo. No sé. Lo que más te apetezca. Pero no pases por encima de estas fechas como si nada. No pases por encima de tu vida.

 

Pero piensa, ¿qué has hecho este año? ¿Qué has logrado? ¿Qué experiencias te ha dado la vida? ¿A quién has conocido nuevo? ¿Con quiénes has pasado los mejores momentos? ¿Qué ha habido bueno? ¿Qué ha habido duro? Haz un repaso. Reconoce. Acepta. Agradece. Sé consciente de tu año.

 

¿Qué quieres cambiar que no hayas cambiado aun? ¿Qué te gustaría conseguir en este nuevo año? No qué deberías conseguir. Qué te GUSTARÍA vivir. Qué te GUSTARÍA sanar. Qué tipo de gente te GUSTARÍA añadir a tu vida.

 

No sé. Simplemente reflexiona. Este mundo lo necesita. Este mundo te necesita.

 

A finales de Enero publiqué el primer artículo de El Día Después. Ha sido un año intenso para un nuevo bloguero. Publicando todas las semanas hasta esta recta final que he disminuido la publicación de artículos. Ha habido victorias y fracasos. ¿Fracasos? No. Experiencias. He abierto mi corazón y lo que creía merecedor de compartir con vosotros de manera perseverante. He ido aumentando una lista de suscriptores, siendo la mayoría personas a las que no os conocía. Aunque muchos os habéis acercado a mí por medio de las redes y del correo. Empecé el desafío de una receta nueva por semana y lo continué con perseverancia hasta tener que abandonarlo, al menos de momento. Hice públicas las canciones que grabé para Bunbury y ya rozan las 2.000 reproducciones. He zanjado el asunto y estoy contento con ello. Y muchas otras cosas que no tienen que ver con el blog, como dejar de fumar, viajar a ciudades increíbles y pasar momentos inolvidables.

 

Ahora estoy trabajando en mí mismo. De una manera más intensa. Por eso escribo menos. Vivo una época de mayor oscuridad. Una época difícil. Más complicada de lo habitual. No se suele hablar de esto en este tipo de blogs. Dicen que no es recomendable. Pero quien piense que en esta vida para ser feliz sólo hay que mirar la luz y no la oscuridad, miente. Como un bellaco. Hay que permitir que la luz de tu consciencia penetre en los rincones más oscuros. No es fácil compartir esto con vosotros, pero me da igual mostrar mi vulnerabilidad. ¿Lo mejor? Que en la oscuridad también hay luz. La tuya propia, la de muchas personas que tienen la capacidad de brillar en la oscuridad y la luz del sol que sigue brillando constantemente. Y que tras la noche, siempre viene el amanecer. Y todos queremos que los próximos amaneceres sean mucho más hermosos.

 

Así que párate estos días. Observa tu luz. Y tu oscuridad. Reconócela. Abrázala. Y trabaja por tu día después. Pero no te olvides de una cosa. El día que vives es HOY. Vívelo.

 

Os quiero. Te quiero. Un abrazo, y mucho amor.

 

Gracias.

 

Puedes dejar un comentario aquí abajo. Son muy bienvenidos.

 

¡Únete al cambio! Recibe nuevos artículos de El Día Después en tu correo :




9 responses to “Cómo Afrontar El Final Del 2013”

  1. maria says:

    Gracias gon por tus últimos sabios consejos, un placer leerte y un placer conocerte desde dentro.

  2. Blanca says:

    Gracias a ti también Gonzalo,
    -hacemos un repaso contigo,
    -reconocemos q a veces nos has dado dóde duele,
    -aceptamos nuestras inseguridades,
    -y por supuesto te agradecemos q seas tan sincero con todos nosotros.
    Sigue así y ahí…un beso

  3. Luis José says:

    Ya lo creo que hay que mirar también a la oscuridad. Seguramente la mayoría de los que estamos ahora rozando la realización personal y esforzándonos por ser mejores cada día estamos así porque en un momento dado de nuestras vidas tocamos fondo y vimos cara a cara la oscuridad más profunda.
    Un saludo

  4. Carlos says:

    Muy bueno, Gonzalo! Aunque llego un poco tarde =)

    El tema de los propósitos de Año Nuevo siempre me ha gustado y me he marcado propósitos casi cada año desde que tengo uso de razón. El problema es que a medida que pasa el año me olvido de ellos ;b

    Es por eso que lo único que añadiría es lo importante que es escoger bien los propósitos. De hecho, diría que es mejor elegir sólo un propósito y cumplirlo a toda costa. Así es más fácil mantener el enfoque.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *