¿Cómo Puedes Ser Más Creativo? (El Proceso de las 3 C’s)

 

Por Gonzalo Fuentes

 

“Todo lo que ves a tu alrededor que tú llamas vida fue creado por gente que no era más inteligente que tú.”

Steve Jobs

 

Hoy voy a robar un poquito. Sí, lo declaro abiertamente. Me puedes señalar con el dedo, pero lo hago por un muy buen motivo:

 

Despertar tu creatividad y potenciarla.

 

Creo que hay pocas causas más nobles que esta, pues considero que una de las mejores formas de definirnos es como seres creadores. Y cuando hablo de crear, hablo de CREAR con mayúsculas. Es decir, no sólo crear arte, que también, sino crear inventos, sociedades, modos de relacionarnos, ciudades, decoraciones, expresiones de todo tipo, modos de trabajo, modos de colaboración… Es decir, CREAR.

 

Pero parece que muchas veces pensamos que eso de crear queda para unos pocos privilegiados. Gente que parece tener un talento. Gente más inteligente, más preparada, más talentosa, o más yo que sé que nosotros.

 

Pero todos estamos constantemente creando no sólo nuestra vida, sino impactando con nuestra creación en nuestros círculos de influencia. De modo, que de nosotros depende hacerlo de manera consciente o permitir que salga lo que salga.

 

¿Cómo podemos crear más y mejor en nuestras vidas?

 

¿Cómo podemos ser más creativos en el ámbito que nos dé la real gana?

 

Bueno, para eso estamos aquí. Tú y yo.

 

El Proceso de las 3 C’s

 

Te voy a mostrar lo que he robado. Pero que quede entre nosotros…

 

El proceso de las 3 C’s.

 

Este proceso es “una práctica diaria” creada por Scott Dinsmore y que como él dice parece que todas aquellas personas creando un impacto consciente en el mundo la practican. En realidad, y a pesar del nombre, es un proceso muy sencillo que puedes llevar a cabo todos los días, y con él, más que inventar nada, estarás activando un potencial que ya se encuentra en tu interior esperando a ser encendido y reactivado.

 

Veamos el proceso. Da igual el orden. La idea es hacer estas 3 cosas lo más posible en tu día a día. Tu creatividad florecerá como un enorme Big Bang.

 

1. Consume. Esto no se refiere a comprar cosas. Sino a consumir libros, artículos, podcasts, charlas, cursos, talleres, sobre los temas -y esto es lo más importante- que TÚ eliges consumir (Puedes utilizar estos 10 pasos para filtrar y aprovechar el exceso de información que tenemos hoy en día). Consume sobre aquellos aspectos de la vida, aquellas habilidades, aquellas pasiones, aquellas búsquedas y misiones que tú quieres desarrollar. Al final todos consumimos, pero tú puedes decidir activa y conscientemente qué consumir.

 

2. Conecta. Dime con quién andas y te diré quién eres. Así de simple. Tu ambiente lo es todo. La gente con la que pasas el tiempo. Busca a aquellas personas que comparten tus valores y apoyan el tipo de sueños que tienes. Aquellos que son creativos, que deciden activamente crear una vida. Interacciona con ellos. Búscalos en cursos, en clases, en internet… Están ahí fuera esperándote. Esa interactuación enciende vuestras respectivas chispas creativas. Los cerebros se multiplican. La creatividad se multiplica. La pasión se desborda. Crea una red, un apoyo, una inspiración.

 

3. Crea. Una cosa son las ideas y los pensamientos. Otra la realidad. Pero cuando sacas tus ideas y tu creatividad de tu cabeza, vaya, amig@, ahí ocurre la magia. Toma notas. Pinta aquel cuadro. Sácale el polvo a tu cámara de fotos o a tu guitarra. Comienza aquel blog. Empieza aquel proyecto personal que siempre soñaste. ¿Sabes qué es lo que te detiene? Tus creencias. Tus creencias sobre cómo han de ser las cosas. Pero la creatividad es un animal libre. No quiere rediles. Quiere que la saques a pasear y que aprendas por el camino. Cambiando y metamorfoseando tus creaciones. Así que empieza. Simplemente da pequeños pasos. Apuntes. Versos. Esquemas. Borradores. Grabaciones.

 

Estas son las 3 C’s. Tu nueva práctica diaria. ¿Qué no puedes las 3 en un día? Bueno, haz al menos una por día y las 3 cada semana. Ya verás cómo se enciende la chispa en tu interior. Te levantarás cada mañana de otra manera. Pero hazlas, aunque no sepas cómo y te sientas torpe. Da pasitos de bebé si es necesario. Piensa que eres un niño o una niña, un pequeño aprendiz. No puedes ni imaginar la inercia y los resultados que puedes generar en un futuro emprendiendo hoy esos pequeños pasos.

 

Según avances, irás notando qué ideas merecen más la pena continuar y perseverar con ellas. Pero dales tiempo. Los procesos creativos son a veces un poco escurridizos. Quizás donde te lleven sea mucho más lejos de lo que ahora ni siquiera puedas soñar.

 

Antes de despedirme quiero invitarte a que conozcas a Scott Dinsmore y su proyecto Live Your Legend. Un blog y una comunidad, que si no hubiera conocido, es más que probable que El Día Después ni siquiera se me pasase por la cabeza (en este caso “consumir” fue realmente productivo). Scott encendió una chispa esencial.

 

Live Your Legend es una revolución que Scott empezó para cambiar el mundo haciendo el trabajo que amas. Tiene artículos apasionantes y cursos cambia-vidas (como el Live Off Your Passion para “encontrar y hacer un trabajo que amas antes de dejar tu trabajo”). Como puedes ver, necesitarás saber inglés (aunque también puede ser una gran oportunidad para ponerte las pilas en ese idioma si es lo que quieres).

 

No te lo pierdas.

 

Y ahora me despido de ti con una gran sonrisa creativa.

 

Te recuerdo que si te interesa lo que comparto en este blog, tú puedes hacer una contribución muy importante pinchando aquí, donde te digo cómo puedes hacerlo. Porque sí, tú ayuda es muy valiosa.

 

Gracias a todos los que estáis ayudando, y a los que simplemente leéis también. Esto existe gracias a ti.

 

Mi Ukelele. Una de mis armas para ser más creativo.

 

¡Únete al cambio! Recibe nuevos artículos de El Día Después en tu correo :



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *