Algunas Palabras Sobre El Coraje En Tiempos Difíciles

 

Por Gonzalo Fuentes

 

¿Sientes que la vida está siendo un poco desafiante últimamente?

 

¿Que las cosas son más difíciles de lo que quisieras?

 

¿Que atraviesas momentos de gran oscuridad y desconcierto?

 

Si es así, enhorabuena. No estás sol@.

 

Son tiempos difíciles. De mucho cambio. De gran desafío. Y hay muchas cosas en juego. Además, la vida es intrínsecamente desafiante. No es eso que nos han vendido de la comodidad y del bienestar. No es una sala de espera. Más bien es una sala de juegos. Y de creación constante.

 

Es como si de repente se hubieran abierto muchos frentes: laborales, económicos, relacionales, políticos, espirituales, ecológicos, geopolíticos, medioambientales… Son tiempos de grandes cambios en nuestro planeta y en nuestras vidas. Y de grandes oportunidades. Estamos en un momento de convulsión. Pero la convulsión es una de las formas en las que la evolución se manifiesta.

 

De modo que no estás sol@ en esto. Nos está pasando a tod@s. Y los que no, al tiempo.

 

Son tiempos de desafíos. Pero estamos en momento maravilloso para plantar las semillas de nuestro futuro, del de los que nos seguirán, y del planeta. Es una gran responsabilidad, pero también un gran honor. Y ante estos desafíos y responsabilidades hace falta mucho coraje.

 

Hoy hablaba con mi hermano mayor, que se encuentra en un momento de decisiones difíciles, y me decía que al final todo es una cuestión de “echarle huevos”. Yo le entiendo y sé que en parte se vive así. Pero no creo que sea así. Creo que los huevos no tienen nada que ver aquí. Esa es una interpretación muy machista que hacemos sobre el valor y el coraje. La valentía no tiene nada que ver con la testosterona. Y habrá quien me diga que le “echa ovarios”, pero tampoco creo que tenga nada que ver. En cualquier caso nuestra sexualidad poco tiene que ver con el coraje.

 

En realidad creo que el coraje tiene que ver con algo mucho más sencillo y mucho más profundo. No nace de la fuerza bruta, sino de otro lugar.

 

Tiene que ver con la confianza.

 

Tiene que ver con la confianza en nosotros mismos y en la vida.

 

Esta confianza es algo que veo que está muy ausente en la mayoría de las personas. Y que yo mismo intento trabajar todos los días. No nos han enseñado a confiar. Confiar en nosotros y en la vida. Pero es que en realidad…

 

…tanto nosotros…

 

…como la vida…

 

…como la evolución…

 

…somos la misma cosa.

 

No son entidades separadas. Sino la misma. Somos la evolución en sí misma manifestándose. Desarrollándose. Creándose.

 

Y desde este entendimiento la confianza es más fácil.

 

Aunque sientas miedo. De hecho si lo sientes…

 

…siéntelo. Permítetelo. Que se sacuda todo tu cuerpo. Es una densidad que no te pertenece. Pero tienes que acogerla para liberarla. Tan sólo quiere salir de ti.

 

El coraje en realidad es confiar en EL PROCESO.

 

Confiar en nuestra intuición, que nos señala el camino una y otra vez.

 

Confiar en nuestras emociones y no huir de ellas. Ellas son el mensaje y parte del proceso. Como ya he dicho con el miedo, permitirnos transitar por ellas va despejando los nubarrones que nos separan de nuestro auténtico Yo. Que es un ser evolutivo y que sabe lo que se trae entre manos.

 

Confiar en nuestra vulnerabilidad, que es la que nos ayuda a abrirnos y a expresar nuestras emociones. Abrirse es confiar. Y tiende puentes con otros seres humanos que también sufren en silencio.

 

Confiar en las señales. Que no aparecen por casualidad.

 

Confiar en los encuentros y los desencuentros con otras personas. Porque nos da información sobre nosotros mismos y nos ayudan a conocernos mejor. Detrás de estos movimientos relacionales se encuentra nuestro verdadero ser evolucionando a una mayor versión de nosotros mismos.

 

Confiar en que no existen las equivocaciones definitivas. Y que nuestro ser es tan abundante que siempre nos dará más de lo que queremos.

 

Y sobre todo, confiar en la oscuridad y en lo desconocido. Porque es ahí donde se encuentra el germen de nuestro futuro. Queremos certidumbre, pero la creación surge de la incertidumbre. Hay que acoger la incertidumbre, el caos y la incomodidad, y abrazarlos. Porque sólo desde ahí podemos crear ALGO DISTINTO. Que es lo que estamos anhelando una y otra vez.

 

Nuestra luz nos lleva a nuestra oscuridad y de ahí de nuevo a la luz.

 

De modo que no estás sol@.

 

Estás conmigo.

 

Y estás con millones de personas en todo el planeta que atraviesan estos procesos inciertos.

 

Confía. Confía en ti. Confía en la vida. Confía en la evolución. No tengas miedo de seguir tu propio camino. El que sabes que llama desde el fondo de tu corazón. Porque el destino eres Tú. Y Tú, amig@, herman@, eres imbatible.

 

NADA puede acabar con lo que hay dentro de ti.

 

Feliz Desafío.

 

Para Jose. Este artículo es para ti. Yo confío en Ti.

 

Me encantaría conocer tu opinión y enriquecer nuestro entendimiento sobre este tema. Puedes dejar tu comentario más abajo. Si no los ves, pincha aquí.

 

Si crees que a alguien le puede beneficiar, comparte.

 

¡Únete al Cambio! Introduce aquí abajo tu correo electrónico y recibirás gratis todos los artículos que vaya publicando:



6 responses to “Algunas Palabras Sobre El Coraje En Tiempos Difíciles”

  1. Yomismo says:

    Hace tiempo que vengo siguiendo tu blog y casi siempre encuentro alivio (camino) en tus palabras.
    Hace tiempo que sé que la solución a nuestros problemas está dentro de cada uno y que las decisiones hay que tomarlas con la cabeza, pero hay que consultar al corazón.
    Gracias Gonzalo.

  2. Juanjo says:

    Hola Gonzalo, simplemente agradecer tu palabras

  3. Inma says:

    La confianza… la clave de tantas cosas. Y tantas veces nos olvidamos de ella, mientras andamos llenando nuestra vida de angustias, miedos e inseguridades ante un problema. En vez de confiar en nuestra grandeza y dejar que la solución aflore desde nosotros o desde los que tenemos al lado.
    Cuando te das cuenta de que las angustias, miedos y negaciones que nos contamos y cultivamos todos los días nos convierten en ciegos, sordos, mudos y nos paralizan… es un duró golpe pero a la vez liberador.
    La confianza te ayuda a volver a ver, a oir, a hablar y a moverte.
    Últimamente todas mis reflexiones acaban igual, y quiero que acaben igual: se gana confianza en ti y en los demás cuando te quieres a ti mismo, te cuidas y te permites ser en plenitud.
    Por tanto, permitamos ser en plenitud solo puede traer cosas buenas y nos hará crecer.
    Gracias Gonzalo por dejarte ser y por regalarnos tus reflexiones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *