¿Por Qué Es TAN Importante Eso De DESPERTAR?

 

Por Gonzalo Fuentes

 

Últimamente se habla mucho de eso de despertar. Despertar por aquí, despertar por allá, despertar por acullá. Se habla de despertar en el ámbito espiritual, en el ámbito social, en el ámbito político…
 

Pero,

 

¿qué es eso de despertar?

 

¿Por qué se utiliza ese verbo? ¿Tiene algo que ver con no quedarse dormid@ por las mañanas?

 

Despertar es el paso del sueño a la vigilia, o lo que es lo mismo, de estar dormido a estar despierto. Es un cambio de estado. Del inconsciente al consciente. Como cuando estudiábamos en química eso de pasar del estado líquido al gaseoso, o del sólido al líquido.

 

Bueno, eso es lo que significa, someramente, despertar.

 

Ahora bien, te preguntarás, ¿qué tiene eso que ver conmigo y porqué es tan importante? Al fin y al cabo, todos los días me despierto y hago mi vida…

 

Obviamente, despertar es una metáfora. Pero una metáfora bastante bien aplicada.

 

Veámoslo.

 

Como ya he dicho otras veces, todas las personas utilizamos constantemente una tríada de tres elementos estrechamente vinculados:

 

pensamiento – sentimiento – acción

 

Los mires por donde los mires, estos tres componentes se influyen unos a otros. Lo que piensas influye a lo que sientes, y lo que sientes a lo que haces. Y lo mismo en sentido inverso. Forman parte de un conjunto holístico, donde todas las partes se ven afectadas entre sí.

 

Volvamos a las metáforas.

 

Este planeta vive una película. Una película con su propio guión y sus actores. Cuando nacemos, somos arrojados al devenir de dicha película, y nos convertimos en una actriz o actor más. Hacemos nuestro papel en el guión de esa película.

 

¿Cómo interpretamos nuestro papel en dicha película? La única manera que tenemos de hacerlo es por medio de lo que pensamos, sentimos y hacemos. De nuevo la tríada en acción.

 

Ahora es cuando la cosa se pone realmente interesante. Como en toda buena película.

 

En esta película metáforica de la que hablamos, en la película de este planeta, en la que estamos cumpliendo nuestro papel, actuando el guión, sucede una cosa muy interesante…

 

Como decirte…

 

…en esta película…

 

…no hay guión.

 

No hay ningún guión. (Esto es un poco paradójico porque de alguna manera sí estás siguiendo un guión al interpretar tu papel. Pero te prometo que en breve entenderás esta paradoja.) Puedes tener la sensación de que sí hay un guión, porque estás cumpliendo tu papel, pero no, no hay NINGÚN GUIÓN.

 

Y aquí es donde reside lo cachondo del tema:

 

Despertar es darte cuenta de que no – hay – ningún – guión. Tan solo el que te empeñas en seguir, que es un guión ilusorio e inexistente. Pero la paradoja para dentro de un momento.

 

Despertar es darte cuenta de que el papel que estás interpretando en esta película (y ojo, TODOS estamos interpretando un papel que afecta a la historia completa) lo estás interpretando porque sí, de manera automática e inconsciente, porque “se suponía” que así tenías que hacerlo,  porque “se suponía” que había un guión que seguir.

 

Pero atent@, que esto es más importante aun:

 

Aun no habiendo un guión, esta película, la película del planeta, va directa a un desenlace.

 

Sí. Vamos derechitos a un desenlace. ¿A cuál?

 

Ay… Lo quieres saber todo…

 

Pues mira. Te lo voy a decir. Te voy a desvelar el final. Voy a hacer un spoiler en toda regla.

 

El final de esta película es…

 

La suma y resultado de todos los pensamientos, emociones y acciones de tod@s nosotr@s.

 

Todos los seres humanos (planeta y animales incluídos, porque ya hemos demostrado nuestra “supremacía”), vamos directos a un desenlace fruto de los pensamientos, emociones y acciones de tod@s y cada uno de nosotr@s.

 

Ahora bien, ese final de película aun puede adoptar múltiples formas, y eso dependerá…

 

…del guión de la película.

 

¿Pero no has dicho que no hay ningún guión?

 

Ooops. Cierto.

 

Bueno, en realidad sí hay un guión, te he engañado. Discúlpame. Sí – hay – un – guión. Lo estamos escribiendo cada un@ de nosotr@s todos los días. Momento a momento. Tod@s, sin excepción, estamos escribiendo el guión de la película. Es aquí donde reside la paradoja sobre si hay o no hay un guión. El problema es que dicho guión, lo estamos escribiendo, mayoritariamente de forma automática. Como si estuviéramos dormidos.

 

Es una escritura grupal. Como se hace en las series de televisión. Un grupo de varios guionistas decide qué es lo que harán los personajes y cuáles serán sus destinos. Ahora bien, imagina que en ese equipo de guionistas, pongamos que son 10, 7 de ellos están dormidos. Digamos que no han pasado buena noche y están los 7 fritos refritos. ¿Qué sucede? Al margen de que en la vida real les echarían de su trabajo, el director quiere rodar y necesita un guión. De modo que serán los 3 restantes los que decidan qué poner en el guión. ¿Y qué pondrán? Pues, qué demonios, lo que a ellos les parezca mejor.

 

Esto es lo que está sucediendo en la vida real, en la película de nuestro planeta. Que unos pocos, que de alguna manera están más despiertos a algunos niveles, están escribiendo las partes más gruesas del guión. Mientras los demás, escribimos un poquito y cumplimos con nuestro papel, bajo el influjo de las escrituras más gruesas de otros y dando por hecho que ya hay un guión de antemano.

 

Espero que esta metáfora no sea demasiado enrevesada y te ayude a pensar. Recuerda lo que dije al principio. No hay ningún guión escrito. Lo estamos escribiendo cada un@ de nosotr@s. Momento a momento. Aunque sea de manera automática. Ahora mismo, mientras lees esto, estás escribiendo parte del guión, porque estás generando pensamientos. Que influyen en tus emociones y posteriores acciones.

 

Por eso he dicho al principio que es TAN IMPORTANTE eso de despertar. Porque de ello depende el desenlace.

 

¿Y qué es despertar? Despertar no es más que ser más consciente de nuestros pensamientos, de nuestras emociones y de nuestras acciones. En vez de que sucedan de manera automática, llevar nuestra atención, nuestra observación, a todos ellos. Poco a poco. Momento a momento. Estos no son buenos ni malos, ya que no lo digo en ese sentido, pero sí tienen consecuencias, generan resultados. Y a todo eso hay que despertar. Porque de ello depende el desenlace.

 

De esta manera surgen algunas preguntas:

 

¿Qué planeta, si dejamos alguno, queremos dejar a nuestros hijos? ¿Y a nuestros nietos? ¿Tataranietos?

 

¿Qué sociedades? ¿Qué valores? ¿Qué tipo de relaciones? ¿Qué alimentos? ¿Qué formas de trabajo? ¿Qué posibilidad de desarrollo personal? ¿Qué cultura? ¿Qué arte? ¿Qué calidad de pensamiento? ¿Qué calidad de sentimiento? ¿Qué calidad de acción?

 

En definitiva, ¿qué tipo de vida? ¿Qué tipo de vida merece ser vivida? ¿Qué vida quieres vivir TÚ?

 

Y ahora te pido que abras bien los ojos y la mente a esta pregunta: ¿serán todas estas cosas iguales, de las mismas características, las mismas formas y estructuras, las mismas jerarquías, la misma importancia, que las que encontramos en el guión que creíamos que seguíamos cuando nos arrojaron a esta película?

 

Eso sólo te lo puede responder tu experiencia, no tu cabeza, si estás despiert@ a ella.

 

La última frase del guión de esta película, hasta ahora, es ésta. Y ésta la siguiente.

 

Tú decides qué va detrás.

 

Éstate aten@ a este blog, porque iremos viendo a qué niveles y cómo podemos despertar. Y en mi próximo libro “Mapas para la Vida” ofreceré herramientas y mapas que a mí me han servido y me siguen ayudando en este camino. Recuerda que te puedes suscribir gratis aquí abajo y que puedes dejar tu comentario para enriquecer la conversación.

 

¡Únete al Cambio! Introduce aquí abajo tu correo electrónico y recibirás gratis todos los artículos que vaya publicando:



2 responses to “¿Por Qué Es TAN Importante Eso De DESPERTAR?”

  1. Patricia says:

    Yo intento despertar un poco más cada día, no dejarme llevar tanto por mis emociones, sino intentar separarme de ellas y ver la película desde la butaca. A veces me cuesta, porque me salta el piloto automático. Cada vez que soy consciente de ello, trato de volver a ser consciente de que yo estoy escribiendo el guión, y que puedo desechar todo el guión anterior, que no me afecte para escribir la película que quiero. Estoy deseando leer tu libro, es fácil perderse y desesperar en este camino. Un abrazo. Y gracias por el enlace a la canción de Bunbury, me ha gustado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *