El Desafío de 1 Receta Nueva por Semana

 

Por Gonzalo Fuentes

 

(¿Qué has añadido en estas últimas semanas? ¿Algo nuevo en tu vida? ¿Has anticipado la resistencia o por lo menos la has reconocido? Yo por mi parte han sido unas semanas más musicales, ya que he añadido unos cuantos conciertos y eventos musicales, incluido un concierto de los Mumford and Sons para el que se habían agotado las entradas pero que un pálpito de última hora me dijo que conseguiría entrar. También espero, si el tiempo acompaña, salir a correr al menos un día a partir de la próxima semana. Y por supuesto, el artículo de hoy es el detonante para añadir algo nuevo a mi vida y al que te animo que te unas. Si quieres descubrir qué es, ¡sigue leyendo!)

 

Como ya anuncié la semana pasada, el de hoy no es simplemente un artículo. Es un desafío que me marco a mí mismo y un reto que también te propongo a ti. En el confluyen dos aspectos de los que he hablado en anteriores artículos. Añadir algo nuevo a tu vida y preocuparte por lo que comes.

 

Lo que propongo es muy sencillo. Añadir una receta nueva a la semana durante los próximos 365 días. O lo que es lo mismo, aprender, copiar o inventar 53 recetas nuevas para el próximo año. Una por semana.

 

Este reto no es ni muy difícil ni muy fácil. No es muy difícil porque de las tres comidas de media que hacemos al día multiplicada por siete días que tiene la semana, que te curres una especialmente y que seas innovador no supone tanto esfuerzo. Y por otro lado no es tan fácil, porque supone un compromiso semanal constante por nuestra parte durante un año. Además, hay un principio del que hablé en mi artículo “6 pasos sencillos y fáciles para mejorar tu alimentación y tu salud”  que hay que cumplir:

 

No mezclar proteínas con carbohidratos

 

Eso es. Aquí es donde tenemos que comernos el coco. No podemos mezclar estos dos tipos de alimentos en un mismo plato (y por consiguiente, tampoco en la misma comida). Este es el único límite que voy a poner para la elección de la receta. Puedes lanzarte a hacer lo que quieras: ensaladas, batidos, postres, pastas, legumbres, sandwiches, carnes, pescados, zumos,… Lo que quieras. No hay límite para la sencillez ni para la complejidad del plato. Pero no puedes combinar hidratos de carbono y proteínas en el mismo plato. Queremos añadir recetas nuevas que sean amables con nuestro sistema digestivo y que no nos roben toda la energía para ser digeridas.

 

Para que no haya dudas voy a clarificar qué es lo que no podemos mezclar.

 

Obviamente, hay vegetales o alimentos de origen no animal que disponen de proteínas, pero no me estoy refiriendo a esos. Otra manera de ver este principio de combinación sería: no mezcles dos alimentos concentrados en una misma comida. O lo que es lo mismo, nada que no sea vegetales y fruta; que es lo que consideraríamos alimentos concentrados. Por ejemplo, no podrías mezclar carne y patatas, arroz y pescado, pasta y carne, etc. Puedes tomar la carne con o en ensalada, o el pescado con verduras, las patatas pueden ser al horno con mantequilla pero no mezcladas ni con carne ni pescado, el queso en una ensalada sin pan. Puedes mezclar pasta y arroz con verduras, crear salsas, fruta en ensaladas. Incluso podrías mezclar hidratos con hidratos, pero no dos tipos de proteínas distintas. Por ejemplo, puedes mezclar dos tipos de carne distintas, pero no carne, huevos, productos lácteos o frutos secos entre sí. Lo más probable es que todo esto te esté sonando a difícil, pero piensa, que en el peor de los casos es sólo una vez por semana. Y lo bueno, es que será un momento en el que pondrás tu creatividad y habilidad a prueba. 

 

Por otro lado, te animo a que también sigas otros de los principios que enumeré en dicho artículo: no uses sal de mesa sino marina sin refinar o de roca, no uses leche (puedes usar leches de avena, de almendra,…) y no uses azúcar blanco sino miel cruda o azúcar moreno.

 

Cuestiones de creatividad

 

Buenas noticias. Está permitido copiar. A un amigo, de un libro, de un blog o de un programa de televisión. Aunque ha de ser una receta nueva que añadas a tu repertorio. (Si crees que es una receta de la que nos podemos beneficiar todos aunque ya la hayas hecho anteriormente, te animo a que seas pícaro y nos engañes a todos descaradamente.)

 

Algo que a mí me gusta hacer es no copiar sino inspirarme en una receta que encuentre. Cojo las ideas principales y luego hago mi propia versión. Este método viene muy bien para este reto ya que encontrarás que muchas de las recetas que andan por ahí no hacen una apropiada combinación de alimentos.

 

Otra cosa a la que te animo es que te inspires de todas las tendencias y cocinas del mundo. Damos más que la bienvenida a las cocinas indias, chinas, turcas, griegas, españolas, japonesas, balinesas, brasileñas, peruanas, mexicanas, veganas, vegetarianas, crudiveganas, macrobióticas, etc, etc, etc y etc. Es posible que mi tendencia vaya por las veganas, crudiveganas, asiáticas, y aquellas que experimenten con especias, pero no me pongo límites. ¡El mundo es amplio y sabroso!

 

Los fracasos

 

El único fracaso es no hacer nada. Habrá semanas y semanas. Si no das con nada que cumpla los principios de combinación, prefiero que te los saltes a que no hagas nada. Me interesan más el esfuerzo y la creatividad que la perfección, y considero que te será mucho más útil hacer algo nuevo que nada. Quieras que no tendrás una receta nueva en tu repertorio. Además si no la haces por esa razón, es más probable que te descuelgues del reto y abandones. Y eso no es divertido ni interesante.

 

Por otro lado, si por la razón que sea, alguna semana no añades una receta nueva, que no sea eso excusa para abandonar. Sigues la semana siguiente y listo. Y no es necesario que hagas dos recetas para compensar. ¡Simplemente te reenganchas!!!! (Incluso nos puedes contar qué fue lo que te lo impidió.)

 

Creación colectiva

 

Lo bonito de este reto es que lo hacemos juntos. Y lo compartimos. Así nos beneficiamos todos. Para ello he creado un grupo en Facebook en el que compartiremos las recetas. En él nos presentaremos y nos comprometeremos públicamente a asumir el desafío.

 

Cada semana podemos publicar lo siguiente (esto es opcional, aunque altamente beneficioso para el grupo y para tu compromiso):

 

–         Nuestra nueva receta y cómo se hace. (Resumidito)

–         Foto del plato.

–         Comentarios de cómo nos ha salido (desde suculento a desastroso) y comentarios de cómo nos ha sentado a nivel de digestión y de energía.

 

Seamos honestos e imperfectos. ¡Es más divertido! También puedes contar cualquier dificultad o anécdota relacionada con la experiencia.

 

Lo bueno de llevar a cabo este reto en comunidad es que además de tus 53 recetas nuevas para el próximo año, podrás disponer de 106 si somos dos, 159 si somos tres, 530 si somos diez, 2650 si somos 50, y si quieres sigue multiplicando, aunque ya te puedes hacer una idea.

 

Por qué sumarte a este Desafío

 

Es obvio. Porque lo propone Gonzalo Fuentes en su maravilloso y útil blog. Pero como sé que esta razón no será suficiente para ti, he aquí algunas más:

 

–         Añadirás una receta nueva a tu vida cada semana y eso ya de por sí ya es enriquecedor.

–         Te estarás preocupando por tu salud al tener que pensar qué incluir en la receta que sea bueno para tu cuerpo. Este es un músculo que resulta muy beneficioso ejercitar.

–         Te beneficiarás de un amplio repertorio de recetas en la misma línea dentro de la comunidad que creemos.

–         Aprenderás una barbaridad en el arte de cocinar para el próximo año sin tener que hacer un esfuerzo sobrenatural.

–         Es una forma fácil de ir haciendo poco a poco transición a una alimentación más saludable.

–         Tendrás el apoyo de los demás del grupo.

–         Investigarás en sabores, tendencias y experiencias culinarias.

–         ¡Los retos y desafíos son divertidos!

 

Comienzo del Desafío

 

El reto comienza la semana del 8 de Abril de 2013. Será la semana de nuestra primera receta nueva. (Si estás leyendo este artículo pasada esa fecha puedes unirte en cualquier momento.  Eres más que bienvenido.)

 

Ante todo recuerda: ¡estamos juntos en esto!

 

PINCHA AQUÍ PARA SOLICITAR TU INGRESO AL GRUPO DE FACEBOOK

 

IMPORTANTE: Necesitas una cuenta en Facebook, si no tienes pincha aquí . Es muy sencilla y totalmente gratuita.

 

¡Manos a la obra! Es hora de comer. ¡Y de comer BIEN!

 

Cualquier duda que tengas déjala en los comentarios. Si no los ves pincha aquí y ve al final de la página. Y si eres una de esas personas que te horroriza la idea de meterte en la cocina, aunque creo que es algo muy sano para el cuerpo y el espíritu, ¡no te preocupes! En las próximas semanas hablaremos también de otros temas. Como siempre.
 

¡Recibe nuevos artículos en tu correo!:




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *