El Momento Que Lo Cambia Todo

 

Por Gonzalo Fuentes

 

“Comer y rascar, todo es empezar.”

Dicho Popular

 

Normalmente suelo tener una visión clara y bastante definida del artículo que voy a escribir. Y suelo tenerlo escrito al menos dos días antes de publicarlo. En el caso de este artículo no es así. Ya es martes, no tengo una idea del todo definida de lo que voy a escribir y además lo pienso publicar esta misma tarde. ¿Por qué? Simplemente porque quiero imbuirlo del concepto del que justamente voy a tratar en él:

 

Empezar.

 

Empezar es un acto casi mágico. Es un movimiento que das que puede cambiarlo todo. Puede cambiar el estado de ánimo en el que te encuentras en un determinado momento, puede cambiar los resultados que obtengas en tus próximas horas, o puede cambiar tu vida para siempre. Y todo eso simplemente dando un simple paso: empezar.

 

Una de estas noches pasadas fuimos a dar un paseo con la idea de acabar cenando en un restaurante al que vamos de cuando en cuando. Pero resultó que era uno de esos días en los que no teníamos del todo la certeza de lo que nos apetecía y andábamos además con un presupuesto bien ajustado. Tras dar algunas vueltas y no saber muy bien hacia dónde encaminar nuestros pasos, pasamos frente a una taquería mexicana que recordé me habían hablado de ella anteriormente. Muy sencillita y económica, a la par que muy auténtica.

 

Te diré una cosa, cuando estoy en modo duda me siento siempre muy incómodo. ¿Nunca te ha pasado que estés dudando qué hacer a continuación y no sabes si hacer algo nuevo pero tu lado cómodo tira de ti para no cambiar los planes ya conocidos? Así me sentía en ese momento, y ni siquiera sabía si me apetecía comida mexicana en primer lugar. Pero me dije interiormente ¡qué demonios, este es un plan diferente y un sitio nuevo! De modo que decidimos probar a cenar en aquella curiosa taquería. Al final resultó que la comida estaba deliciosa, probé platos que no había catado anteriormente del arte culinario azteca, viajé por un rato de nuevo al México que había visitado años atrás, y para colmo recordamos que en algún momento del día habíamos dicho que estaría muy bien cenar mexicano pero que por razones económicas habíamos descartado y olvidado.

 

¿Y qué tiene que ver todo esto con el concepto de empezar? Bien, cuando me senté a la mesa y empecé a saborear la cerveza que había pedido se disiparon todas mis dudas e inquietudes gastronómicas y me vi encuadrado perfectamente en el contexto de degustar al máximo la cocina mexicana y pasar una noche maravillosa. Pasé de un estado de duda a un estado de saber que estaba donde tenía que estar. Y no creo que esto sucediera por elegir ese sitio en concreto.

 

Y es que este es uno de las consecuencias de empezar algo: cambia completamente el estado mental y físico en el que te encuentras. Me recuerda a esa cita que se le atribuye a Einstein que dice que “no podemos resolver un problema desde el mismo nivel de consciencia con el que lo creamos”. Este nivel de consciencia o estado mental lo cambia todo. Cambia la forma que tienes de ver el mundo, de verte a ti mismo, de ver a los demás, de ver los problemas, de cómo afrontarlos, etc, etc, etc. Lo cambia TODO. Es cómo esos días en los que te sientes por alguna extraña razón chiquitito y otros en los que sientes que te puedes comer el mundo. ¿La diferencia? El estado mental en el que te encuentras.

 

De hecho, los deportistas de élite trabajan sus estados mentales para ganar. Porque según el modo mental en el que se encuentren saben que obtendrán resultados distintos.

 

¿Nunca te ha pasado que un día te sientes con el ánimo por los suelos hasta que decides empezar o retomar aquella cosa que tenías pendiente, y entonces tu día cambia, tu ánimo se sube y tu cerebro trabaja de manera más eficiente? ¡Tachán! ¡Cambiaste tu estado mental!

 

Así que recuerda que la vida ES según el estado mental desde el que la veas.

 

Y una gran manera de cambiar dicho estado mental es ¡empezando algo! Ya sea empezar de cero o retomar, es una fórmula casi mágica para que tu cerebro segrege otros tipos de sustancias más placenteras y útiles, para que tus músculos modifiquen su tono y sensación y para que tus pensamientos y emociones fluyan en una frecuencia más feliz.

 

Así que haz una lista de las cosas que tengas pendientes por hacer o que quieras probar o alcanzar y ¡DA EL PRIMER PASO!

 

Sal por la puerta de tu casa si quieres dar un paseo.

– Empieza a mover el cuerpo si quieres hacer ejercicio, o simplemente ponte la ropa de deporte.

Coge entre tus manos el instrumento de música que tienes abandonado.

Compra el billete de aquel viaje soñado o, si no tienes mucho dinero, al menos estudia los precios para saber lo que necesitas alcanzar.

Siéntate en el cojín si quieres meditar.

Abre el procesador de textos o un cuaderno si quieres escribir.

Marca el número de teléfono de aquella persona de la que quieres saber.

Da el primer paso o pasito para montar tu negocio o desarrollar tu idea.

– Haz lo que sea pero empieza. Comiénzalo. Tan sólo eso.

 

El resto ya se verá. Nadie, ni los más exitosos, saben qué pasará ni qué harán después. Recuerda que El Día Después comienza HOY. ¡Comiénzalo !

 

Hace un par de horas no sentía la motivación ni tenía del todo claro qué artículo podía ofreceros esta semana.

 

Hace un par de horas decidí simplemente EMPEZAR.

 

Aquí lo tienes. Espero que te sea útil.

 

¿Hay algo que siempre postergues y que siempre desees alcanzar? ¿Has sido alguna vez consciente de los cambios en tus estados mentales?

 

Deja tu comentario aquí.

 

Comparte este artículo si lo ves útil. Me harás un favor a mí y a otras personas. Por cierto, ¡ya estamos en Twitter! ¡Síguenos!

 

¡EMPIEZA!

 

¡Recibe nuevos artículos en tu correo!:




One response to “El Momento Que Lo Cambia Todo”

  1. El Momento Que Lo Cambia Todo | EL DÍA DESPUÉS , es genial, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y me alegra cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazo,GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *