GUÍA FÁCIL para empezar a Meditar (y la Meditación que ha cambiado mi vida)

 

Por Gonzalo Fuentes

 

Este artículo surge por petición popular, lo cual me encanta, ya que el hecho de ofreceros algo que sé que os interesa y que os pueda servir le otorga a este blog un propósito y un sentido aun mayor.

 

Ya hace casi quince años que me siento familiarizado con la práctica de la meditación y que la llevo practicando por más periodos de tiempo que los que no. De hecho, para mí la meditación es algo tan familiar que se me olvida que hay mucha gente que realmente no sabe de qué se trata.

 

Los beneficios de la meditación son múltiples y estudiados científicamente:

 

–         Mayor relajación en el día a día.

–         Ayuda a gestionar mejor el estrés.

–         Ayuda a dormir mejor y a conciliar mejor el sueño.

–         Mayor capacidad de vivir en el presente.

–         Mayor conciencia de nuestros pensamientos. (Lo cual nos ayuda a discernir los pensamientos negativos.)

–         Aumenta la capacidad de concentración.

–         Mayor oxigenación de órganos y tejidos.

–         Mejora de problemas gastrointestinales debidos al estrés.

–         Menor riesgo de problemas cardíacos.

–         Aumenta la autoestima.

–         Combate la depresión.

–         Actitud más receptiva y feliz para emprender el día.

–         Etc, etc, etc.

 

Existen distintas técnicas para meditar, aunque básicamente se reducen a estar en silencio con uno mismo y llevar la atención de la mente a algo concreto. Yo empecé a meditar gracias a un retiro intensivo de un fin de semana en el que me enseñaron la técnica del Zazen, que es la meditación que se practica en el Budismo Zen. Como es de esperar de una tradición tan antigua, hay distintas escuelas, tendencias y acercamientos a esta práctica, así como una profunda filosofía detrás de ella. Hay que tener en cuenta que es una práctica milenaria. Yo aquí voy a simplificarla y a explicarla tal y como yo la conozco, aunque puedes investigar y profundizar en ella o  experimentar otros tipos de meditación buscando en libros, talleres o por la red. Aun así te recomiendo que te centres en una ya que lo importante es practicarla.

 

En mi opinión, la meditación Zazen es perfecta para empezar y para practicar durante toda la vida. Sus resultados son profundamente significativos y bien visibles desde el principio, además de poder ser muy placentera y de las cosas más interesantes que puedas experimentar en tu vida.

 

Aun así, por caprichos míos y de la vida, en los últimos años practico dos tipos de meditación bastante diferentes,  de las cuales una de ellas explicaré al final del artículo, ya que es bastante sorprendente.


Cómo Incorporar la Práctica de la Meditación Inmediatamente en Tu Vida

 

1. Elige un momento del día o un par de ellos. Nada más levantarte, antes de cenar, cuando llegues del trabajo o cuando estimes oportuno según tus horarios. Tienes que estar sólo en una habitación y libre de distracciones (de móviles, gente de tu casa, nada), aunque también la puedes practicar con tu pareja, un amigo o un hijo. Es mejor que fijes este momento y sea siempre el mismo para que el hábito se arraigue en tu rutina.

 

2. Coge un cojín mullido o consigue un Zafú (un cojín especial para meditar). Cómo sentarse para meditar depende mucho de la persona. Lo ideal es que te sientes sobre el cojín en el suelo y con las piernas cruzadas o si tienes buena flexibilidad en la postura de la Flor de Loto. Si eres como yo y tienes menos flexibilidad que una tabla, puedes sentarte de rodillas con el cojín entre tus piernas y tus nalgas. También puedes meditar en una silla, sin cruzar las piernas ni los brazos y con la espalda erguida. (Pincha para ver imágenes de ejemplo.)

 

3. Adopta un buena postura. Una vez que adoptes una posición de sentado estable, mantén la espalda erguida pero sin tensarla. Puedes utilizar una pared de apoyo si te cuesta mucho mantenerte erguido. Relaja los hombros descansándolos ligeramente hacia atrás. Libera el cuello haciendo algunos giros y mirando hacia los lados. Los brazos y manos pueden reposar relajadamente en las piernas o, como yo aprendí, posando una mano sobre la otra frente al vientre juntando los pulgares (aquí puedes verlo mejor).

 

4. Posición de la mirada. Mantén los ojos abiertos dirigiéndolos 45º hacia el suelo delante de ti, pero sin centrar la mirada en un punto fijo. Mantén la mirada abierta. Si prefieres cerrar los ojos puedes hacerlo, aunque encarecidamente te recomiendo dejarlos abiertos como te indico para este tipo de meditación. Una luz más tenue, como la de una lamparita ayuda a crear la atmosfera.

 

5. Observa tu respiración y hazla profunda. Observa cómo entra la respiración por tu nariz, recorre tu laringe hasta tus pulmones, llenándolos de aire y empujando tu diafragma hasta hinchar tu vientre. Observa cómo recorre el camino inverso hasta salir de nuevo por tu nariz. No lo fuerces, permite que ocurra de manera natural. (Si aun no lo sabes, una respiración saludable es aquella que llena profundamente tus pulmones hasta empujar el músculo del diafragma que se encuentra bajo éstos y que este a su vez empuja el vientre hinchándolo apaciblemente. Vivir con este tipo de respiración te hace estar más presente y más relajado. Es la misma respiración que tienen los bebés y que por razones culturales perdemos, siendo esencial para oxigenar bien el cuerpo.)

 

6. Cuenta tus inspiraciones y espiraciones. Tras observar simplemente tu respiración unas cuantas veces, comienza a contar de esta manera: Uno… cuando entra el aire… Dos… cuando sale… Tres… cuando vuelve a entrar… Cuatro… Así hasta Diez y vuelves a empezar desde uno. Si te pierdes o te ves divagando en tus pensamientos, que ocurrirá y es lo normal, vuelve a empezar desde Uno. Simplemente vuelve a empezar desde uno. Cuantas veces haga falta. ESTO ES MUY IMPORTANTE: El objetivo no es hacerlo perfecto ni que no te distraigas, sino el hecho de volver a la cuenta cada vez que te distraigas. Tan sólo eso. Esto irá mejorando con la práctica, pero incluso teniendo mucha experiencia habrá días en los que te sientas un completo novato. Recuerda el objetivo: contar.

 

7. Pon un límite de tiempo. Pon un reloj o un temporizador con una alarma. Los primeros días empieza sólo con dos minutos o si te sientes confiado, cinco. ¡No más! Lo importante es incorporar el hábito. Una práctica de cinco minutos diarios puede cambiar tu vida. Yo meditaba cinco minutos nada más levantarme cuando estudiaba y te puedo asegurar que el día CAMBIA. Con el tiempo puedes probar hacer meditaciones de 15 minutos y algunos días experimentar con periodos más largos de tiempo. (Antiguamente meditaba con un temporizador o alarma, pero el sonido final es un poco chocante, así que ahora utilizo esta aplicación gratuita en el móvil que termina con un sonido de campanas. ¡Te creerás que estás en un templo!)

 

¡Ya está! Eso es todo. Hazlo una rutina diaria. Algunos de los resultados que puedes empezar a notar rápidamente son mayor relajación, mayor confianza en ti mismo, mayor desapego y conciencia de tus pensamientos, etc. Si no ves que ocurra nada de eso, mantén tu práctica. Con el tiempo aparecerán los resultados. Incluso los días en los que tu mente divaga más, y habrá días que observarás un auténtico caos en tu mente, estarás meditando. De hecho hay estudios que certifican que, a pesar de la contradicción, esos días la meditación es más profunda.

 

La Meditación que ha cambiado Mi Vida

 

Personalmente vengo practicando desde el 2009 una meditación un tanto diferente a la tradicional a la par que más moderna, por así decirlo. Es una meditación inducida por sonidos por medio de una tecnología muy concreta. Concretamente, se emite un tono puro de frecuencias distintas en cada oído por medio de unos auriculares y la diferencia de frecuencia entre ambos induce al cerebro a generar unas ondas cerebrales concretas, en este caso las que se producen cuando se medita profundamente. La que yo utilizo se llama Holosync (IMPORTANTE ACTUALIZACIÓN más abajo). Es un tipo de meditación diferente a la que os he comentado arriba, en la que se aceleran los procesos, es más para “vagos” y a mí me resulta parecido a como si te metieras la meditación por vena.

 

El tipo de meditación que practiques es una cuestión muy personal. En mi caso, decidí probar y comprometerme a esta meditación hace unos años porque la consideré interesante para probarla en mi vida. Entiendo que es una meditación con menor recorrido histórico (aunque la música para sanar y meditar se ha usado por milenios) y que al contrario que otras como la Zazen, o la Kundalini (que también practico), en esta tú no haces el trabajo. No voy a entrar en detalles técnicos sobre cómo funciona esta tecnología. Prefiero limitarme a establecer un poco las diferencias con la meditación Zazen:

 

  • Cuando digo que la meditación binaural es para “vagos” es porque no necesitas concentrar tu mente para conseguir los efectos deseados. Pienses lo que pienses durante la práctica, el sonido induce de manera externa tu meditación, y por lo tanto es más fácil. (E incluso a veces puedes hacerla tumbado, aunque sea mejor sentado.)
  • Los procesos meditando con Holosync se supone que se aceleran. Lo cual puede resultar a veces un poco intenso, ya que al meditar pueden aflorar a la superficie de nuestra consciencia aspectos y emociones de nosotros mismos que hemos reprimido y por lo tanto resultar un poco incómodos temporalmente. (Aunque esto también ocurre en nuestra vida de tanto en tanto y sin meditar.) Lo bueno de este programa es que te dan información y apoyo más que suficiente para lidiar con estos momentos incómodos.
  • Holosync requiere de más compromiso diario que la meditación Zazen. Una hora diaria frente a los cinco, diez, veinte o los que desees hacer con la tradicional. Por otro lado, en menos días tienes resultados en ocasiones espectaculares. Además, esta inversión se recupera enormemente debido a lo que expongo en el punto siguiente. (A mí personalmente me compensa. Y últimamente que no dispongo de mucho tiempo, practico mi meditación-siesta 😉 )
  • Con Holosync se supone que se acortan años de meditación con respecto a la tradicional. Lo cual compensa con creces el punto anterior, ya que estamos hablando bastantes años de diferencia.
  • La meditación binaural, como Holosync, tiene una historia más reciente, unos 30 ó 40 años. Aunque hay quien dice que los chamanes ya la utilizaban usando instrumentos y es bastante posible. La meditación Zazen por otro lado es milenaria.

 

Por lo tanto, para gustos, colores. El Zazen me ha dado MUCHO (de hecho casi seguro vuelva a ella cuando acabe con el proceso actual) y con Holosync he obtenido resultados espectaculares. Ambas las he practicado durante años.

 

Sea cual sea la que elijas, te puedo asegurar que añadir la práctica de la meditación a tu vida es una de las mejores inversiones que puedas llevar a cabo.

 

IMPORTANTE ACTUALIZACIÓN: Aunque yo sigo utilizando Holosync, compré el programa completo, he encontrado un programa mucho más económico y en el que emplean más esfuerzos en mejorar su tecnología. De modo que si volviera a meditar con este tipo de tecnología, empezaría con este otro. Se llama Profound Meditation Program de la empresa iAwake Technologies. Es bastante increíble y puedes hacer meditaciones diarias de 20 minutos. Es más customizable, e incluye pistas para suavizar los días más complicados.Y en precio, hay un mundo de diferencia. Además de la binaural utiliza otra tecnología llamada Biofield que aun me asombra. Puedes descargar aquí gratis una demo de 20 minutos y empezar por ahí. Recuerda escucharla a diario.

 

Nota: Los enlaces que encuentras en este artículo sobre Holosync y iAwake son de afiliación. Esto quiere decir que si estás interesado en esta tecnología de meditación y compras por medio de uno de estos enlaces, yo me llevo una pequeña comisión. El precio sigue siendo el mismo y así me ayudas a seguir trabajando en este blog. Jamás, y digo jamás os recomendaría un producto, libro o curso en el que no crea. Y en este caso, en concreto, como ya has leído, llevo utilizando esta tecnología durante más de 4 años prácticamente a diario.

 

Gracias Álvaro y Mónica por inspirar este artículo. Espero que resulte útil.

 

¡Feliz Meditación!

 

Como siempre deja tu comentario, opinión, sugerencia o pregunta en los comentarios. (Si no los ves pincha aquí para ir a la página del artículo)

¡Recibe nuevos artículos en tu correo!:

 


 



13 responses to “GUÍA FÁCIL para empezar a Meditar (y la Meditación que ha cambiado mi vida)”

  1. Alfvareick says:

    GRACIAS! GRACIAS! A ver sí mañana al levantarme pruebo, y te cuento!

  2. turin turumbar says:

    Creo k me va a venir de lujoooo

  3. Monica says:

    Yujuu!! Esta genial saber esto. Hay muchos dias que no encuentro ni un momento para mi misma, y a partir de ahora intentare coger este buen habito y dedicarle un tiempito a mi paz interior. Jeje. Muchas gracias!!

  4. Blanca says:

    Podemos intentarlo, ya veremos los resultados, jeje

  5. Vero says:

    ¡Hola Gonzalo!
    Soy nueva por aquí, y estoy encantada con los textos que compartes, así que muchas gracias infinitas por ello. Sabes, me interesa adentrarme en el mundo de la meditación, y esto que recomiendas se escucha bastante bien, así que estoy decidida a experimentarla. Me encantaría que tuvieras el beneficio que mencionas (eso de la comisión que comentas), así que me encantaría me dijeras si siguen activos los enlaces de afiliado de Holosync. ¡De nuevo mil gracias!

  6. Claudio says:

    Hola y mientras estás escuchando un audio de estos bineauronal qué hay que hacer sentados simplemente escuchando, como cuando meditas?
    Y la mente, se pueden pensar en otras cosas o hay que mantenerse concentrado en algo?

    Gracias

    Un saludo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *