5 Razones Por Las Cuales Tus Ideas No Triunfan

 

Por Gonzalo Fuentes

 

¿Algunas veces tienes ideas que te estimulan y te hacen sentir bien?

 

¿Ideas que por momentos tienes la sensación de que triunfarían?

 

¿Que podrías hacerlas realidad?

 

¿Disfrutas en ese momento en el que te llega la idea?

 

Si la respuesta a estas preguntas es sí, eso es lo que se llama Inspiración.

 

Hay quien dice que la inspiración es cuando tus ideas vienen de una de estas fuentes: de Dios, de la Musa, de la Inteligencia Infinita, de una Energía Superior, del Inconsciente…

 

Son ideas que te asaltan y que parece que tienen un poder especial. Una cierta claridad y entusiasmo. Pero, ¿con cuántas de estas ideas nos atrevemos? ¿Cuántas veces las seguimos?

 

Imagina que te asalta una idea para desarrollar una aplicación que puede cambiar el mundo y hacerte ganar unos cuantos millones. Realmente estás convencido de esto. Pero para desarrollarla necesitarás también algo de dinero y recursos de los que ahora mismo no dispones. Tendrías que ir abriendo tu idea a posibles financiadores, a técnicos y programadores que pudieran ayudarte… Y es cuando empiezan a surgirte las dudas y los miedos. Quizás no estés a la altura de este proyecto. Quizás al hacerla más pública, alguien con más recursos me robe la idea y se beneficie de ella. Y esos miedos van estrangulando la idea cada vez más y más, y la idea la abandonas.

 

Un día, de cañas con un amig@, hablando de algo exitoso, dirás: “¿Sabes? Yo una vez tuve una idea similar… “

 

Repito. Este tipo de ideas se llaman Inspiraciones. Y las ideas no son propiedad de nadie.

 

Sigamos con el ejemplo anterior. Puede que te lances a por tu idea. Realmente des pasos. Pero al final vayas comprobando que la idea no era tan buena o todo resulte demasiado enfarragoso. Al final puede que tires la toalla. Quizás tus ideas no son tan buenas…

 

He puesto un ejemplo de un negocio. Pero las ideas pueden ser de muchos tipos: llamar a alguien, decirle algo a alguien, apuntarte a algo, hacer un viaje, desarrollar una habilidad, escribir algo, pintar algo, comprar algo… E incluso muchas veces, a todas estas ideas que surgen no les hacemos caso porque de alguna manera parece que se salen de nuestro guión.

 

Inspiraciones…

 

¿Porque nos iban a llegar de una fuerza superior a nosotros ideas en forma de inspiración? ¿Quizás tratan de ayudarnos? No lo podemos saber… A menos que las pongamos en acción. Pero como ya hemos visto, hay muchos impedimentos que surgen de cara a lanzarnos a manifestar una idea. Veamos el porqué de esto.

 

5 Razones Por Las Que No Triunfan Nuestras Ideas

 

1. Mentalidad de escasez. A veces pensamos que sólo podemos tener UNA gran idea en nuestra vida. Si te acostumbras muy poco a conectar con tus musas, pensarás que cuando tienes una buena idea es casi como un regalo excepcional. Y te apegarás a esa idea tanto que ni querrás compartirla ni llevarla a cabo. ¡No sea que te la roben! Pero, ¿y si te dijera que las ideas son infinitas, que nunca tienen fin? Lo mismo con las oportunidades. Si mantienes un marco mental de escasez, verás poco en todos lados. Pero la vida es infinita. Las ideas son infinitas. Cuando empecé este blog sólo tenía la idea para ¡1 artículo! Sólo uno. No tenía ni idea de cómo iba a continuar. Tenía una idea vaga de hacia dónde lo quería enfocar, pero ideas concretas de artículos tenía ¡1! Pero sabía que esto funciona así. Que sólo tienes que confiar y creer en ello. La abundancia te espera más allá del vacío. Ahora estoy cerca de los 90 artículos. 90 artículos en 23 meses. Y a punto de sacar un libro. Y todo empezó con un título y un artículo. Esto no me hace más especial que tú. Esto hace especial la actitud de abundancia y de confianza.

 

2. Se sale del guión. Hemos creado unas estructuras tan rígidas de CÓMO han de ser las cosas que dejamos muy poco margen para experimentar y crear nuevas estructuras. Entonces, cuando te asalta una idea piensas que entra en contradicción con tu trabajo, con tu modo de vida, con “quién eres”… Pero eso sucede por una sencilla razón. Te estás basando en convencionalismos. El hecho de que hasta ahora se hayan hecho las cosas de unas determinadas maneras no significa que siempre se tengan que hacer así. La vida no es convencional. La vida es creativa. Busca la originalidad constantemente. Por eso nadie es igual a nadie. Sé singular, no convencional. Y entonces quizás veas que tu idea sea mucho más compatible con todas esas otras cosas que ya tienes creadas. No te limites.

 

3. Falta de costumbre. Se dan poco valor a las ideas. Cuando las ideas SON las que han creado el mundo en el que te mueves. Pero justamente por lo que decía en el punto anterior, por convencionalismos, no queremos salir de nuestras zonas de costumbres. Y eso pasa de generación en generación. Nos quitamos poder personal. ¿Realmente crees que las cosas te van tan bien cómo para seguir haciendo siempre lo mismo y de la misma forma? ¿Realmente crees que a nivel colectivo estamos haciendo las cosas tan bien como para seguir haciendo siempre lo mismo y de la misma forma? ¡Costumbres! Así se ha hecho siempre… Todo eso no son más que mentiras. Las cosas se hacen de una determinada manera hasta que otro las hace de una manera diferente. Entonces nos acostumbramos a esa nueva manera y así hasta el siguiente cambio. Y eso se produce de manera muy lenta por la mentalidad de escasez que ya comenté. Nos acostumbramos a lo que no funciona. A una economía injusta, a unas políticas injustas, a una forma de trabajo sufrido y no satisfactorio, a unas relaciones personales insatisfactorias… Todo por una sencilla razón: ¡así se ha hecho siempre! (Lo cual ya deberías saber que es mentira… ) Desacostúmbrate al sufrimiento y ve a por la versión más grande y majestuosa de ti mism@, y para eso tus ideas en forma de inspiraciones van a ser tus grandes aliadas.

 

4. Falta de conexión. Esto tiene que ver mucho con el punto 1. En Ho’Oponopono (una tradición Hawaiana) lo llaman conexión con la Divinidad. Cuanto más conectado estás más inspiración recibes. Y la inspiración es la que dicen que te lleva a emprender acciones de calidad. Es decir, importa más la calidad que la cantidad. Ellos dicen que cuando recibes tal inspiración tienes dos opciones, llevarla a cabo o no. Y a eso se le llama libre albedrío. ¿Pero hay que creer en divinidades? Bueno, la divinidad eres TÚ. Es tu inconsciente, tu musa, tu Dios, tu Diosa, la energía creadora, la conciencia infinita… Llámalo como quieras. ¿Está fuera de ti? ¿Está dentro de ti? ¿Está en todas partes? Qué más da. Esta en tu experiencia cuando permites que aparezca. Y cuanto más caso la hagas, más aparecerá. Recibes lo que das. Trata bien a tus ideas. Cuida tu relación con tu musa y tu divinidad. Deposita tu confianza en ella. Es por eso que cuando sigues esas inspiraciones surgen las casualidades, las sincronicidades… Eso te conecta. Y requiere práctica habituarte a ello.

 

5. Derecho a manifestar. Estamos acostumbrados a relegar responsabilidades. A echar balones fuera. Que otr@ lo haga por mí. Que la culpa es de otr@. Una buena pregunta es, ¿cuánto poder estás dispuest@ a desechar? Asumir responsabilidades es asumir poderes. Tienes todo el derecho del mundo a manifestar, a crear, a expresar, a moldear el mundo a tu antojo. ¡Sigue tus inspiraciones! No tienes porque esperar a que lo hagan otros. Llama tú. Crea la conexión tú. Acércate a quien te gusta. Propón. Toma notas. Saca un blog. Escribe un libro. Crea un taller. Pide ayuda. ¡Aparece! Somos creadores de nuestras vidas. Tú decides cuánto de ella decides crear tú. (En realidad quiero decir conscientemente, porque de todas formas lo estás creando tú.)

 

Confío en que estos puntos te ayuden a atreverte más con tus ideas. A seguir tus inspiraciones. Obviamente, esto requiere práctica. Y lleva una curva de aprendizaje. Pero poco a poco es como se construyen las grandes cosas. Paso a paso. En una línea no recta pero con direcciones claras. Hay quien pueda considerarme un idealista. Pero TODO lo que ves a tu alrededor, TODO lo que es palpable, absolutamente TODO, son creaciones surgidas de ideales. Y llevadas poco a poco a la práctica. Así es como funciona y se crea el mundo.

 

Para terminar, decir que sé que much@s me estáis diciendo que para cuándo el libro, que si sigue ahí, etc. Sí, aquí está, esperando algunos trámites importantes para que pueda llegar de la mejor manera a vosotr@s. Al final estas cosas llevan más tiempo del que uno preveía. Pero es una inspiración materializándose, y hay que respetar sus tiempos. Muchas gracias por el interés. ¡Pronto tendréis noticias!

 

Feliz InspirAcción.

 

¡Únete al Cambio! Introduce aquí abajo tu correo electrónico y recibirás gratis todos los artículos que vaya publicando:



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *