Las Dietas Neuróticas y El Maravilloso Arte de Añadir (y 49 ideas para revolucionar tu vida)

Por Gonzalo Fuentes

 
“¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?”

Anónimo

 

Hace aproximadamente 4 o 5 años que comencé una intensa investigación en nutrición navegando por internet y por medio de libros. La verdad es que surgió de manera bastante espontánea, atraído a ella por medio de otras lecturas, y no esperaba que fuera a nacer en mí tanta pasión por este tema. El caso es que, en ese proceso, decubrí distintas personalidades interesantes hasta que me topé con un tipo que llamó especialmente mi atención. Su nombre, David Wolfe. Un hombre, en torno a los 40, de gran magnetismo y personalidad y uno de los mayores expertos internacionales en comida viva o crudivegana (en inglés se conoce como Raw Food). Tras seguirlo por internet y leer varios de sus libros, acabé realizando un exhaustivo curso suyo como ya comenté en mi anterior artículo.

 

Como ya he dicho anteriormente no soy crudivegano ni me puedo etiquetar en ningún tipo de alimentación concreta, aunque os recomiendo encarecidamente que le echéis un vistazo a este tipo de alimentación, y en muchos casos, estilo de vida. Lo que me fascinó de David Wolfe, aparte de su mensaje y su fuerte personalidad, fue la manera en la que enseña. Y de entre todo quisiera destacar un concepto que utiliza él para simplificar todo el proceso de mejorar tus hábitos alimenticios: simplemente añadir. Olvídate de estrictos planes, contar calorías, eliminar caprichos, y demás memeces realmente difíciles de seguir y mantener en el tiempo. Simplemente añade a tu cesta de la compra alimentos limpios y cargados de nutrientes que tu cuerpo necesita y que en muchos casos está desesperado por obtener.

 

Obviamente en la vida no basta con añadir. También tenemos que prescindir de cosas y eliminarlas si queremos mejorar en determinados aspectos, y por el simple hecho de que extraer cosas de nuestra vida abre espacios a que otras nuevas entren. Pero esta es una parte de la ecuación en la que no me voy a centrar hoy. Porque simplemente añadiendo cosas buenas también podemos ayudarnos a que las no tan buenas comiencen a ser desplazadas y expulsadas quedándonos finalmente sólo con las primeras.

 

Cito textualmente a David Wolfe: “al final, los alimentos buenos van a vencer a los malos. Pero de un modo natural, sin privarte ni torturarte, desactivando las neurosis mentales que tenemos con nuestras dietas y con lo que pensamos que tenemos que comer.”

 

Dicho esto, hoy no hablar de nutrición. O por lo menos no exclusivamente. Haciendo repaso de estos años, me doy cuenta que sin darme cuenta he estado aplicando este arte de añadir a distintos aspectos de mi vida al margen de hacerlo de manera consciente con lo que como. Puedes llamarlo de muchas otras maneras, como probar, experimentar, lanzarte, pero reconozco que el término de añadir me gusta especialmente.

 

Un ejemplo de esto es el blog que estás leyendo ahora mismo. Los distintos intentos que he tenido en mi vida de llevar a cabo un diario siempre han sido inútiles. Simplemente es un formato que no encaja conmigo. Y no es una cuestión de disciplina. Tengo un amigo que no es nada disciplinado para otras cosas y para escribir su diario sí lo es, y yo soy muy disciplinado para otras y para llevar un diario incapaz. Pero bueno, el caso es que este es el sexto artículo de mi blog y hasta ahora añadir esto a mi vida sí que ha funcionado y está siendo una experiencia muy interesante de compartir, conectar con vosotros y a la vez reflexionar sobre mis propios asuntos bajo una nueva perspectiva.

 

Añadir es enriquecer la paleta de colores con la que pintas tu vida. Algunos te costará más mezclarlos al principio, otros te desagradarán con el tiempo, encontrarás de manera espontánea tonalidades que desconocías, te asombrarás con nuevas texturas, matices y brillos. En definitiva, enriquecerás tu vida.

 

Puedes añadir cosas pequeñas o grandes: comprarte el instrumento que siempre deseaste tocar, el libro que tienes en la recámara, leer poesía si nunca lo has hecho, aprender a cocinar una receta nueva, empezar a comer mangos, escribir en una libreta tus pensamientos, coquetear con un idioma nuevo, comprar una lámpara llamativa para tu habitación, meterte en un coro de música o crear una banda, llevar una cámara contigo a todos lados y hacer fotos, decidir de una semana a otra que te vas a México por tres semanas y deberle dinero a tu hermano, darte una vuelta por el campo, correrte una gran juerga si hace tiempo que no lo haces, etc, etc, etc. El límite: tu imaginación. (Al final de este artículo encontrarás una lista de 49 ideas para añadir a tu vida.)

 

Añadir cosas nuevas a tu vida te despierta de la rutina, segrega adrenalina, aumenta tu motivación, te redescubre como persona y libera energía en tu cuerpo que hacía tiempo estaba bloqueada. Pero antes, haz de hacer una cosa…

 

Anticipa la resistencia

 A no ser que seas un experto en el Arte de Añadir, has de esperar preparado a tu enemigo interno: la resistencia.

 

¿Qué quiero decir con resistencia? Me refiero a las excusas que aflorarán, una emoción incómoda e incluso negativa que surgirá en tu interior, aquella vocecita interna que te dice: “¿se puede saber qué estás haciendo?”, “tú no quieres hacer esto”, “tú no eres así”, “cómo hagas eso todo el mundo pensará que eres bien raro”, “te vas a hacer daño”, “valiente patán”, “¿estamos locos o qué?”. ¿Te digo una cosa? Esta voz miente. De arriba a abajo. Esta voz no eres tú, aunque en esos momentos pienses que sí. Y si no miente, ponla a prueba. Sólo pasando por la experiencia podrás descubrir quién tiene la razón. La mente no te da el certificado de calidad, la experiencia sí. Siempre puedes volver a ser tú mismo. Aunque posiblemente no quieras.

 

Obviamente, la resistencia a la que te enfrentarás variará en intensidad según lo que te estés proponiendo añadir. No es lo mismo comprarte un ukelele que decidir que quieres ir a Hawai a tocarlo bajo las palmeras. No es lo mismo añadir una receta nueva en tu vida que adoptar una dieta completamente nueva para ti. Y también depende cuan en contra esté lo que quieres añadir de la identidad que te has creado y te han ayudado los demás a crear todos estos años. Recuerda que nuestro mayor miedo es perder “nuestra identidad”. Por poner un ejemplo burdo, si eres una persona que se ve a sí misma como un tipo serio, trajeado y que pasa diez horas al día delante de un ordenador (en cuyo caso te ves así porque te has acostumbrado a verte así), es posible que te cueste verte practicando danzas africanas los fines de semana, aunque también es posible que te hiciese sentir infinitamente más feliz y realizado.

 

Hay personas que ante cualquier pequeño cambio en esa dirección, por pequeñísimo que sea, incluso comprar un adorno nuevo para el dormitorio, les supone un tsunami de resistencia. Son expertos resistidores. Y créeme que yo sé de lo que te hablo.

 

Por eso te recomiendo dos cosas para empezar a añadir cosas a tu vida como un perfecto campeón:

 

  1. Empieza por cosas pequeñas y cercanas a ti pero que siempre pospones. Esto hará que la resistencia sea menor y te vayas acostumbrando poco a poco a ella. Con el tiempo lo harás cada vez mejor y podrás proponerte cosas mayores y lejanas. Pero si empiezas de a poco las probabilidades de éxito serán mucho mayores. (Aun así, si en algún momento te surge un impulso lo suficientemente fuerte de hacer algo delirante, alejado de lo que estás acostumbrado y crees que puedes, ¡adelante!.)
  2.  

  3.   No te enfrentes a la resistencia. Simplemente reconócela, ahora que sabes quién es, y sé más listo que ella. De modo que cuando aparezca y le puedas poner nombre, obsérvala pero no le hagas caso. Sientas lo que sientas, pienses lo que pienses, ¡sigue con tu plan!

 

Recuerda: la resistencia aparecerá, pero tú eres mucho más inteligente y capaz que ella.

 

49 ideas nuevas para añadir a tu vida

 

A continuación te ofrezco una lista de 49 ideas para añadir a tu vida. Son sólo ideas para estimular tu imaginación. Puedes tomarlas tal cual o que te inspiren para crear una idea nueva. Cuáles escojas dependerán de tus preferencias y tus afinidades personales. También he de decir que todo este concepto de añadir que tomé prestado de David Wolfe se supone que es para añadir cosas buenas a tu vida y desterrar las malas. Aun así, sé libre. Aunque uses bien tu cabeza, no me gusta etiquetar las cosas como buenas o malas. Es mejor que las pruebes, puedes redescubrirte en muchos aspectos y ser una persona mucho más rica. Serás lo suficientemente sabio para quedarte con las que te interesen de verdad. (Cuidado con las sustancias altamente adictivas. No te recomiendo que las añadas. Hace unos cuantos años decidí añadir el tabaco a mi vida y, bueno, qué te voy a contar sino que tiene sus consecuencias).  

Ahí van…


Dáte un masaje, ve a un spa o a una sauna (si no lo has probado nunca, aun mejor!)

Toma té verde o té blanco (te puede llegar a encantar)

Lee una obra maestra de la literatura

Escribe algo (un diario, una canción, un poema, un relato, una novela,…)

Practica el senderismo

Ve a una clase de tantra sexual

Métete en un grupo de teatro o en un coro

Practica meditación (incluso sólo 5 minutos al día)

Haz una receta que nunca hayas hecho (si sigues el blog, pronto voy a lanzar algo muy divertido)

Prueba unas clases de yoga o de pilates

Sal a correr

Escucha un grupo de música que nunca hayas escuchado

Ve a un concierto

Practica algún tipo de danza (tango, danzas africanas, salsa,…) (hay sitios donde las imparten gratis)

Lee un libro de poesía si nunca lo has hecho

Visita un museo o una exposición

Cómprate el billete a algún sitio que lleves tiempo deseando ir

Ve a ver cine en versión original

Súbete a una montaña y pega un par de gritos (literal)

Hazte un book de fotos

Cómprate un instrumento que siempre hayas querido aprender y un libro para iniciarte (aunque sea de segunda mano y barato)

Lee un libro cultureta, de algo de la historia, del arte o de la filosofía que te llame la atención

Ve a una estación de tren y elige allí mismo tu primer destino

Ve a un restaurante vegetariano

Ve a un tipo de restaurante que nunca hayas probado (japonés, coreano, tailandés, balines, griego, ruso, extremeño,…)

Ve a una reunión para hablar inglés de estas que se organizan en los pubs irlandeses para beber cerveza

Escoge un barrio de tu ciudad (si es que vives en una) y recórrelo como si fueras un turista (es decir, observa las fachadas, mira hacia arriba, haz fotos,…)

Pégate una gran juerga si llevas tiempo sin pegártela

Pasa un día soleado tumbado en un césped

Cómprate una prenda o complemento que siempre hayas querido pero te diera vergüenza llevar

Dibuja algo (lleva un bloc siempre contigo)

Monta en bici

Apúntate a un curso por internet

Decora tu casa con algo que te saque de la rutina

Rompe algo que ya no quieras (¡destrúyelo!)

Suscríbete a un blog de algo que te atraiga 😉

Busca el silencio y no lo rompas

Siéntate en el suelo de algún sitio

Haz un viaje en globo

Practica submarinismo o esnórquel

Haz un paseo a caballo

Aprende otro idioma

Haz el Camino de Santiago

Ve a un espectáculo o concierto de grandes dimensiones

Pasa una noche en una habitación de lujo de un hotel o  en una cabaña

Haz acampada

Déjate barba, el pelo largo o rápatelo

Monta en piragua o canoa

¡Di SÍ a la idea distinta y diferente que te proponga un amigo!

 

Bueno, no está mal para empezar. No te abrumes. Escoge cualquiera o invéntala. El secreto de la vida es empezar.
 
¡Añade algo a tu vida y deja las neurosis a un lado!
 
¿Qué piensas añadir a tu vida? No seas tímido, compártelo en los comentarios. (pincha en el título del artículo o aquí para poder verlos al final del artículo)

 

¡Recibe nuevos artículos en tu correo!:




6 responses to “Las Dietas Neuróticas y El Maravilloso Arte de Añadir (y 49 ideas para revolucionar tu vida)”

  1. Blanca says:

    Jajaja, no está mal…..aunque tengo que decirte que algunas ya las he puesto en práctica.

  2. Alfvareick says:

    ME APETECE TANTÍSIMO DESTRUIR ALGO QUE YA NO VAYA A UTILIZAR!

  3. Yamen says:

    Quiero ser profesor de español para extranjeros. Viajar por países exóticos dando clases, haciendo couch surfing. Quiero aprender a esquiar y a hacer surf…y nunca dejar de aprender.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *