No Te Lo Tomes Como Algo Personal

 

Por Gonzalo Fuentes

 

“Todos estamos aprendiendo.”

Leo Babauta

 

El otro día estaba leyendo el libro “The Little Book of Contentment” de Leo Babauta (algo así como “El Pequeño Libro del contento o la satisfacción interior”) y leí algo que resonó en mí con fuerza. Una de esas ideas que parecen contener una verdad auténtica, profunda. No era un concepto nuevo para mí, pero de alguna manera atrapó mi atención y me ha apetecido compartirlo y profundizarlo aquí con vosotros en El Día Después.

 

Ya hace unos años, y ya mayorcito, humildemente lo confieso, empecé a aprender una lección de esas para toda la vida, que te hacen madurar, crecer como ser humano y relacionarte con el mundo de una manera más sana y feliz. Estaba empezando a compartir piso y con esas pequeñas cosas que surgen con la convivencia y que no dejan de tener su aquel. “Que si tienes que limpiar eso”, “Que si yo limpio más que tú”, “Que este mueble va allí”, “A mí no me gusta esta decoración”, etc. Vamos, cositas del día a día, pero que generan sus tensiones. Y fue durante esa época que se empezó a abrir un espacio en mí para gestionar todos estos temas. Un espacio a partir de esa verdad que recuperé una vez más el otro día leyendo el libro de Leo.

 

Es una verdad muy sencilla y seguramente no te sorprenda. Pero en lo sencillo reside el poder. Esta verdad es:

 

“No te lo tomes como algo personal.”

 

No te tomes el como se comportan los demás como algo personal. No te tomes las cosas como algo personal. ¿Porque sabes qué? No lo son.

 

Todos recibimos por parte de otros reacciones y comportamientos que no nos gustan. En el trabajo, en casa, en las familias, con tu pareja, con tus amigos, etc. Pero ninguna de ellas te la deberías tomar como algo personal. Sus acciones no tienen que ver contigo, sino con ellos. Porque es en ellos en lo que están pensando.

 

Porque tomarse esas cosas como algo personal te lleva a una idea que aun casi me gusta más:

 

“Tu valía no tiene nada que ver con las acciones de otros.”

 

No permitas que la acción de otra persona la asumas como un juicio hacia tu persona y hacia tu valía. Sólo tienen que ver con ellos.

 

Si un compañero te saluda mal, si tu pareja está tensa y poco receptiva, si alguien emite un juicio negativo sobre una idea que has tenido, si tu hijo parece estar poco comunicativo, si alguien se muestra indiferente a ti, o cualquier cosa que esté surgiendo de tu interactuación con otras personas, ninguna de ellas es un juicio sobre tu persona ni tu valía, ninguna de ellas tiene que ver contigo. Tiene única y exclusivamente que ver con ellos. Con cómo se sienten, con sus ilusiones y desilusiones, con sus percepciones, con las cosas que se les pasa por su cabeza, pero no contigo. ¿Porque sabes qué? En el fondo somos mucho más egoístas. Y cada uno de nosotros lo está haciendo lo mejor posible por sí mismo.  No por el otro. Sino por uno mismo. Y esto se aplica tanto al trabajo como a la vida personal. No es fácil. Pero no te tomes como algo personal ni lo personal.

 

Pero claro, dirás, el cómo actúan los demás me repercute a mí. Me afecta. Sí, cierto, pero el como recibes tú eso lo cambia todo. Cambia la acción que lo seguirá (es decir, tu reacción) y por lo tanto los resultados que tú consigas y que generes en tu entorno. Haciéndote también sentir de una u otra manera en consecuencia.

 

Cómo lidiar con las acciones de otros

 

Leo nos sugiere tres pasos en su libro para manejar estas situaciones de la manera más constructiva posible. Yo voy a añadir algunos más y los comentaré un poco a mi manera.

 

1. Obsérvate. Como siempre digo observarse es una de las mejores herramientas para el autoconocimiento y para generar conciencia de cómo creas tu vida. Pero es una observación sin juicio, sólo con curiosidad. Obsérvate cómo reaccionas y qué consecuentes acciones y resultados generas ante los comportamientos y acciones de otros que no son de tu agrado.

 

2. Reconócete que te lo estás tomando personalmente. Para mí sólo este paso lo cambia todo. Con que reconozcas interiormente que te lo estás tomando como algo personal cambia el juego de cabo a rabo. Date cuenta si estás tomando sus acciones como si tuvieran que ver contigo, si crees que con ellas emiten un juicio sobre tu valor, etc. Si es así, déjalo ir, porque sólo tienen que ver con ellos.

 

3. Reafirma tu valor. Los demás no determinan tu valor. Sino tú mismo. Reconócelo.

 

4. Sé compasivo. Si la otra persona se está comportando de una manera un tanto desagradable o ruda seguramente sea porque no está bien. Quizás le puedas preguntar, escuchar, ayudar. Puedes probar a ver qué pasa. Si no quiere tu ayuda está bien igual. Respétalo. Pero nunca ayudes porque crees que tu valor haya sido juzgado. Hazlo porque te apetece.

 

5. Toma distancia si es necesario. Hay personas que aunque estén actuando para sí mismos y no tenga que ver contigo te pueden estar afectando y no veas mejor solución que tomar distancia en la medida de lo posible. Puede que no te apoyen nunca en tus proyectos, o que te absorban la energía, o te quieran atraer a sus estados negativos constantemente,…  En esos casos, tras reconocer que es algo que no tiene que ver contigo, y si has probado cambiar la naturaleza de la relación sin éxito, puede que la mejor opción sea tomar distancia. Física o de actitud (no entrando en sus juegos).

 

Recuerda que no tomarte las cosas y las acciones de otros como algo personal puede cambiar radicalmente tu juego. Tanto en pequeñas cosas del día a día como en grandes proyectos.

 

Si sabes leer en inglés puedes leer y descargarte gratis el libro de Leo pinchando en este enlace. Cubre muchos temas con sencillez y te lo recomiendo encarecidamente. Creo que con pequeñas acciones y reacciones podemos construir un mundo mucho mejor. Todos estamos aprendiendo.

 

¿Te tomas las cosas como algo personal? Comparte con nosotros. Deja tu comentario. Y comparte por favor el artículo si te resulta interesante. Se agradece infinito.

 

¡Únete al cambio! Recibe nuevos artículos de El Día Después en tu correo :




6 responses to “No Te Lo Tomes Como Algo Personal”

  1. luisa says:

    Te agradezco tus palabras, me hacen pensar desde otro punto diferente.Este artículo en concreto,me resulta difícil de realizar.Pienso en algunas ocasiones que he estado en el otro lado. Siendo yo la que ponia mala cara o contestaba mal…bueno,es curioso el tema,tengo contradicciones al respecto.
    Felicitaciones por la forma de transmitirnos tus pensamientos.
    Un beso

  2. Guadalupe Aida says:

    Hola, bastante interesante el tema. Debo admitir que en años pasados dejaba que me afectaran esas opiniones, acciones, comportamientos de la gente que me rodeaba, llegando a un punto de pensar que todo ello negativo que mostraban era por “mi culpa”, mi responsabilidad, en verdad era algo agotador.
    Actualmente he aprendido que cada persona es dueña de su vida y con ello dueño de sus pensamiento, sentimientos y comportamientos, cada uno de nosotros es quien desea ser independientemente de las situaciones y personas que nos rodean. Siguiendo esta línea de pensamiento me hago responsable de mi vida (pensamientos, sentimientos y comportamientos) y dejo que los demás se hagan responsables de la suya (si así lo desean).

  3. Miriam GUILLÉN says:

    Y por qué Jesús se tomó el mundo como algo personal, que entregó su vida por la humanidad? Me parece que esa teoría o práctica, es egocéntrica para saface de responsabilidad, compromiso y sobre todo DAR.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *