Ahora Sí: Planes, ¿Propósitos?, 2015 y Pasión

 

Por Gonzalo Fuentes

 

Después del intento fallido pero con importante lección para planificar este nuevo 2015, voy a compartir contigo lo más cercano a una planificación de cara a este nuevo año. Me asombra la capacidad de algunas personas para planificar al dedillo los objetivos que quieren cumplir en un año. En mi caso, en 34 años ese no ha sido mi estilo. Sí es verdad que he realizado algo parecido en años anteriores, escribiendo objetivos y deseos, y aunque no se cumplían todos, a veces es asombroso como muchas cosas se cumplen, algunas de ellas sin recordar siquiera que las hubiera escrito. Este año tampoco va a ser un plan detallado, sino más bien un conjunto de algunos objetivos que ya están en marcha, algunas cosas que quiero aprender, otras que quiero experimentar y algunos deseos más generales no concretados aun. Además, como ya dije en el anterior artículo, un año da para mucho y esto lo veo más como una proyección de lo que me gustaría ir consiguiendo y viviendo este año.

 

La mayor diferencia con respecto a años anteriores es que esta vez lo voy a compartir públicamente. Y aunque esto me produce una sensación algo extraña, veamos qué nos depara.

 

Propósitos, Culpa, Objetivos, Pasión…

 

Antes de comenzar con lo que es particularmente mío, quisiera compartir una reflexión muy interesante después de haber estado un par de semanas dándole vueltas a esto de planificar un año y leyendo opiniones diversas al respecto.

 

Lo que más me ha llamado la atención es una serie de reflexiones de Jerry Stocking.

 

Los propósitos de año nuevo son un clásico. Parece que el hecho de cambiar de año nos lleva a una reflexión sobre algunos aspectos que quisiéramos cambiar en nuestras vidas. Lo que lleva a eso de hacerse propósitos para el nuevo año.

 

Jerry considera que los propósitos no suelen tener mucho éxito. Y que de hecho suelen ser una gran carga. Mucha gente abandona al poco de empezar, volviendo a sus antiguos hábitos y frustrando cualquier intento de conseguir algo distinto para su vida. Según él, esto se debe a un enfoque fallido de raiz.

 

Los propósitos suelen nacer de la culpa.

 

Al mirar atrás y ver cosas de nosotros o de nuestra vida que no nos gustan, decidimos que DEBERÍAMOS cambiarlas. Son normalmente comportamientos o hechos que solemos considerar como inapropiados o poco beneficiosos, pero tendemos a mirarlos con un profundo sentimiento de culpa. Nos sentimos culpables de que no hayamos podido hacer el año anterior las cosas de otra manera y entonces, al encarar el nuevo año, decidimos que ha llegado el momento de redimirnos.

 

Pero no hay nada peor que iniciar una nueva acción desde la culpa. Porque la culpa nos hace sentir realmente MAL. Y sentirse mal no es un motor para realizar nada. Puede ser una llamada de atención, pero no un motor. Sentirnos bien es lo que nos moviliza. Algo que ya he dicho en ocasiones anteriores en el blog: la importancia de disfrutar del presente para conseguir lo que deseamos. Porque lo que en el fondo deseamos es disfrutar en el único momento que existe:

 

ahora.

 

Además, todo esto de los propósitos de año nuevo suele surgir de un mirar hacia atrás. Queremos cambiar nuestro pasado. Algo que como sabemos está abocado al fracaso. Pero esa tendencia a mirar al pasado es la que más nos lastra en nuestro afán y deseo de expansión y realización en nuestras vidas. Vivimos por lo general demasiado en el pasado (en hábitos, en acciones, en pensamientos, en emociones… ).

 

En cambio, frente a la culpa hay un sentimiento mucho más poderoso que mira hacia el futuro:

 

La Pasión.

 

La pasión nos proyecta hacia el futuro pero lo hace con una emoción muy positiva vivida en el presente. Nos conecta profundamente con nuestro ser más íntimo. Y como ya he dicho otras veces, la pasión es amor en acción.

 

Así que creo que una reflexión muy poderosa para enfrentar el nuevo año y plantearnos objetivos es reflexionar sobre qué nos apasiona en nuestras vidas. Qué nos hace disfrutar enormemente. Qué no podemos no hacer. Qué queremos explorar. Qué planteamiento futuro enciende nuestra llama interior y nos da una enorme motivación. Considero que es un enfoque mucho más interesante y con posibilidades de éxito que mirar hacia atrás y ver qué nos hace sentir culpables y mal con nosotros mismos.

 

Por otro lado, Stocking hace una reflexión muy interesante sobre cómo definir los objetivos. Casi todos los expertos en objetivos recomiendan definirlos de la manera más concreta posible, seguidos de las acciones que llevaremos a cabo para conseguirlos. No les suelte faltar razón. Pero Jerry menciona que junto a los objetivos muy concretos, podemos marcarnos otros que él denomina “salvajemente nebulosos (o vagos)”.

 

Me parece un planteamiento interesantísimo. Es obvio, al menos por mi experiencia, que concretar es esencial para avanzar en los objetivos y conseguirlos. Pero hay algo muy apasionante en marcarse también objetivos “salvajemente nebulosos”. Porque frente a que los anteriores estrechan nuestra atención y nos vuelven más efectivos y prácticos, los otros hacen todo lo contrario, amplían nuestro enfoque, y como diche Jerry son más juguetones y caprichosos. Creo que la diferencia básica estriba en que unos son más fríos, y los otros nos inspiran más, encienden nuestros motores, nuestra pasión y nuestra fantasía. De modo que creo que una combinación de ambos es una sabia decisión. No queremos ni ser sólo una máquina capaz de realizar objetivos ni estar simplemente soñando lo que nos gustaría conseguir pero nunca hacer nada al respecto.

 

Aclarado esto, veamos cómo se me plantea y cómo planteo este 2015.

 

Intenciones, Planes y Objetivos para el 2015

 

La primera sensación que me produce este nuevo año es que va a comenzar muy ajetreado. Con mucho que hacer y con una necesidad de organizarme muy bien para poder realizar todo lo que quiero. Al contrario que en meses anteriores que me he dedicado exclusivamente al blog y a escribir el libro, ahora compagino con un trabajo y con nuevos proyectos en los que me he embarcado. Esto me preocupa especialmente de cara a la asiduidad que publique aquí y a la calidad de los artículos, que no quiero que baje sino más bien al contrario.

 

Estas son algunas de las cosas que me planteo para este nuevo año:

 

Publicar “Mapas Para La Vida” en papel. Aunque no era la idea inicial, mucha gente me lo ha pedido y al fin y al cabo me haría ilusión que existiera esa posibilidad y tener un ejemplar de mi criaturita en papel. Estoy pensando en hacerlo vía Amazon imprimiendo por demanda, aunque los beneficios se reduzcan considerablemente (pero también los riesgos).

 

Subirme por primera vez a cantar a un escenario con mi propia banda. Es una banda tributo a U2 y ya tenemos marcada fecha de debut. El 7 de marzo. Para mí es todo un desafío y sacarme una espinita que estaba clavada a gran profundidad.

 

Grabar algunos temas míos en un estudio. Será algo sencillito. Mi voz con guitarra o ukelele. No estaba en los planes, pero una persona muy especial me regaló 4 horas de grabación y no puede quedar en nada.

 

La posibilidad de sacar dos libros más. Hace un par de meses, tuve un par de ideas de libros para escribir, pero tengo que reflexionar un poco sobre ello ya que empieza el año muy cargadito. Lo bueno, que ya me conozco mejor los procedimientos tras sacar “Mapas Para La Vida”.

 

Descargarme y escuchar las conferencias de estos expertos sobre evolución. Me encanta aprender y este tema. Así que me hace mucha ilusión poner oídos a lo que tengan que decir y de paso seguir entrenando mi inglés auditivo.

 

Leer estos libros. “El poder de elegir” de Anne Marquier, “Las tres caras de la mente” de Eleaine de Beauport, y sobre todo ahora me apetece “Autobiografía de un Yogui de Paramahansa Yogananda. Obviamente irán surgiendo nuevas lecturas a lo largo del año.

 

Viajar. Como objetivos “salvajemente nebulosos” me atrae ir a la India, Sudeste Asiático y Perú. Veamos cómo va avanzando el año.

 

Regalar un minicurso a todos los suscriptores al blog. Estoy pensando en la posibilidad de crear un minicurso de emails para todos aquellos que se suscriban, y por supuesto, a todos los que YA estáis suscritos.

 

Seguir creciendo en conciencia y personalmente. Ya sea por medio de la Biodanza, terapia, meditación u otros talleres.

 

Seguir publicando artículos de la mayor calidad posible en este blog. Puede parecer una tontería, pero Internet ha cambiado mi vida enormemente a mejor. No sólo por escribir en este blog, sino por leer la información gratuita que otros creadores y difusores comparten en la red. Es por eso que sigo creyendo en esto, a pesar del enorme trabajo que lleva y que a veces piense que me he vuelto un poco loco compartiendo en voz alta tanto de mi mundo interior.

 

Estar preparado para un golpe de timón. Dijo John Lennon que “la vida es lo que te sucede mientras estás ocupado haciendo otros planes”. Y esto me recuerda que quizás no lleve a cabo ninguno de estos planes. O sólo algunos. El 2014 fue un año de gran movimiento interior. Y aun sigue sucediéndome. Llevo un tiempo desde antes de publicar el libro en el que tengo la sensación que no paro. Lo que me produce una sensación de no saber muy bien si estoy haciendo lo que va acorde con lo que siento dentro de mí. Quizás sea simplemente falta de costumbre de tantos planes, objetivos y compromisos. Lo que quiero decir es que estoy a la escucha, y deseo estarlo, y deseo tener la flexibilidad suficiente para llevar a cabo algún cambio si eso es lo que siento que demanda mi ser.

 

No son pocas cosas para ir empezando el año. El resto del año ya se irá viendo. Lo bonito de la vida es que no todo lo controlamos nosotros. De momento me tengo que centrar mucho en los ensayos y en el repertorio de mi debut musical, la publicación de “Mapas Para La Vida” en papel, y la grabación en el estudio.

 

Si quieres ayudar y contribuir a que este proyecto siga en pie, tienes la oportunidad o bien de comprar mi recién estrenado libro, con los mapas que a mí me ayudan a vivir con diferencia mucho mejor o donar la cantidad que desees a través de este enlace.

 

Gracias por estar ahí.

 

Ahora, dinos tú. ¿Qué planes, proyectos y objetivos tienes para este nuevo año? ¿Qué enciende tu pasión? Puedes dejarlo más abajo en los comentarios.

 

¡Únete al Cambio! Introduce aquí abajo tu correo electrónico y recibirás gratis todos los artículos que vaya publicando:



2 responses to “Ahora Sí: Planes, ¿Propósitos?, 2015 y Pasión”

  1. Patricia says:

    ¿Planes, proyectos, objetivos? Tampoco es mi estilo. El año 2014 fue un año de limpieza. Este 2015 creo que va a ser de Aceptación, y de Dejar de querer controlarlo todo. Y de seguir con mi pasión (gracias Gonzalo por recordar en este artículo lo que es la pasión). Un abrazo muy fuerte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *