¿Problemas Con Tus Hábitos? (Lo Que Tienes Que Hacer Es Lavarte Los Dientes)

 

Por Gonzalo Fuentes

 

Bueno, en realidad tienes que hacer muchas más cosas, lo sé. Pero hoy quiero hablarte de una analogía que escuché hace tiempo y que aunque parezca sencilla te puede ayudar una barbaridad de cara a realizar cambios en tu vida.

 

Lavarte los dientes es un gran maestro para ti. Te diré porqué. Es algo que haces todos los días, ¿verdad? Incluso más de una vez al día. Pero, ¿por qué lo haces?

 

Básicamente por dos razones:

 

1. Porque si no lo haces, con el tiempo tendrías un montón de problemas dentales: caries, caídas, infecciones, etc.

 

2. Porque te has acostumbrado a hacerlo desde hace muchos años.

 

(Por cierto, antes de continuar. Si no te lavas los dientes todos los días te animo a que empieces a hacerlo. Puedes aplicar lo que voy a contar en este artículo. Estoy seguro que si sigues mi consejo algún día tu dentadura agradecerá que a mí me diera por escribir un blog.)

 

Aunque tu cepillado de dientes diario está practicamente automatizado, y para eso te basas en el punto 2, la razón 1 está muy arraigada en tu interior y asentada en tu psique. Si en algún momento te da pereza y aun así decides lavarte los dientes, seguramente lo hagas porque haces uso de la primera razón. Aunque también podría ser que decidieras combatir la pereza por esta nueva y tercera razón:

 

3. Lavarse los dientes es agradable y te deja un mejor sabor de boca.

 

Con estas 3 razones podemos entender perfectamente cómo se construye un hábito:

 

  1. Existe un razón de peso, ya sea una recompensa o un precio a pagar por no hacerlo.
  2. Se asocia inseparablemente a tus rutinas diarias.
  3. Disfrutas haciéndolo.

 

Al construir un hábito, el punto más difícil para la mayoría es el de en medio. Por eso, para poder vencerlo, es necesario que los puntos 1 y 3 estén muy bien colocados.

 

Necesitas “una razón de peso” y “disfrutar del proceso”.

 

Veamos un ejemplo: Hacer ejercicio físico.

 

Razón de peso: ¿Por qué hacer ejercicio? Porque si no lo haces, al igual que al no lavarte los dientes, tu cuerpo comienza a dar problemas, tu mente también, y además eso te hace sentir mal. Además, cuando haces ejercicio físico, te sientes después mucho mejor física y mentalmente.

 

Disfrutar del proceso: Existen un montón de ejercicios que son divertidos y placenteros. Sólo por hacerlos. Y el conectar con tu cuerpo, ver cómo trabaja, y sentir el esfuerzo es gratificante y placentero en sí mismo.

 

En mi caso, salgo a correr. Antes no me gustaba nada correr, y acababa abandonando el hábito, porque no cumplía los requisitos que he expuesto.

 

Ahora tengo los puntos 1 y 3 resueltos:

 

Salgo a correr porque me conecta con mi cuerpo y es algo que yo necesito al ser muy mental. También porque sé que mi salud y mi energía vital lo agradecen. (Razones de peso)

 

Pero también salgo a correr porque voy a un parque maravilloso donde me conecto con la naturaleza y disfruto de buenas vistas. Disfruto moviendo mi cuerpo y sintiendo que estoy haciendo ejercicio y sudando. No me fuerzo ni compito contra nadie (yo mismo incluído), porque eso no me gusta. Voy un tiempo más que prudente porque no necesito más. Muchas veces también voy disfrutando de buena música. (Disfrutar del proceso)

 

Vayamos a otro ejemplo: Empezar un proyecto que te ilusione y pueda cambiar tu vida.

 

Razón de peso. Porque quizás no quieras hacer toda tu vida las mismas cosas. Porque quieres desarrollar tus talentos no aprovechados. Porque sueñas con una vida diferente en otras condiciones. Porque quieres hacer algo que le dé un sentido mayor a tus actividades.

 

Disfrutar del proceso. Emprender un proyecto personal del que no disfrutas sus actividades básicas y esenciales, no sólo es una causa perdida, sino que te haces un flaco favor. Quieres llevar a cabo un proyecto porque es algo que te gusta hacer.

 

Veamos mi ejemplo personal. Este blog. A veces es desalentador mantener engrasado el punto 2, ser disciplinado para escribir, publicar todas las semanas,… Como es habitual, ese punto es el más difícil, pero…

 

Escribo este blog porque quiero aportar algo al mundo. Quiero contribuir a lo que yo creo que puede ser este mundo. Quiero dar salidas a mis talentos, habilidades y expresarme, ayudar y dar forma a mis inspiraciones y conocimientos. También podría ser, y de alguna manera ya lo está siendo, una manera distinta de vivir. (Razones de peso)

 

Pero también lo hago porque disfruto de escribir sabiendo que alguien al otro lado lo leerá y quizés deje una semillita en su interior y haga su vida un poquito mejor. Me gusta escribir, crear  y expresar mis ideas. Me gusta recibir inspiraciones y llevarlas a cabo. Veo cada artículo como una creación, como una obra, y pongo en él todo mi ser. Todo eso me da un gran placer. (Disfrutar del proceso)

 

¿Captas lo que quiero decir? Es muy sencillo. Tienes que centrar tu atención en tener bien colocados los puntos 1 y 3. De esta manera te será más fácil mantener en el tiempo un hábito, el punto 2.

 

Esto sirve para todo tipo de hábitos: meditar, hacer un cambio en tu dieta, disfrutar de vida social, aprender un idioma nuevo, aprender una habilidad nueva, leer másLo que sea que quieras.

 

Puede que me digas: “es que no tengo tiempo”. En ese caso tendrás que preguntarte qué otras cosas estás haciendo en tu vida que mantienes basadas sobre todo en el punto 2. Es decir, cosas que están automatizadas pero flaquean en los puntos 1 y 3, tan importantes para sentirte bien con lo que haces y seguir adelante. Si se da el caso que los 3 puntos están engrasados, puede darse el caso de que… ¡lo estés haciendo bien!

 

Ya sabes, sólo tienes que lavarte los dientes para entender cómo funcionan los hábitos. Y recuerda que cuando un día no te lavas los dientes…

 

… al día siguiente sueles retomar dicha actividad.

 

Espero que te resulte útil.

 

Qué pasa. Yo también puedo hacerme un selfie.

 

TÚ PUEDES AYUDARME: Si te gustan las publicaciones de El Día Después y crees que merece la pena que este carro siga en marcha, TÚ puedes ayudarme. Pincha AQUÍ y te diré cómo.

 
 
 

Recibe nuevos artículos de El Día Después en tu correo :



2 responses to “¿Problemas Con Tus Hábitos? (Lo Que Tienes Que Hacer Es Lavarte Los Dientes)”

  1. luciana says:

    Hola, la verdad coincido con todos los puntos que señalas. He pasado y sigo con el tema de mejorar mis hábitos. El ejercicio físico fue uno de ellos, costó incorporarlo a mi vida, luego de muchos intentos y pasar por varias actividades encontré en un gimnasio un lugar que se me hace muy ameno y ahí estoy a full entrenando y sumarle que me comenzó a gustar el salir a correr y también lo hago. Al igual que tu tengo la bendición de poder hacerlo en un hermoso parque y rodeada de naturaleza y me siento muy viva. También estoy investigando y mejorando la nutrición. Me he convertido en toda una deportista y estoy muy feliz con eso 🙂
    Ahora estoy trabajando para hacer rutina el levantarme temprano en las mañanas en invierno aunque no tenga obligaciones que cumplir. Solo me pasa en invierno, es como que la cama me atrapa! Considero que las mañanas son un momento del día precioso para dedicarlo a mis cosas, entonces me puse como razón principal que me voy a levantarme temprano por mis proyectos ya que es la hora del día en que puedo dedicarme a mí y a mis cosas. Ya llevo varias semanas de éxito y confío seguir. Muy grato leer tus artículos. Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *