Respuestas Que Cambian Vidas

 

Por Gonzalo Fuentes

 

“The answer, my friend, is blowing in the wind.
The answer is blowing in the wind.”
(“La respuesta, amigo mío, está soplando en el viento.
La respuesta está soplando en el viento.”)

Bob Dylan, “Blowin’ in the wind”

 

“Estoy convencido al 100% de que casi todas las grandes preguntas que nos sentimos obligados a plantearnos – que han llegado a nosotros tras siglos de pensar demasiado y malas traducciones- están formuladas en términos tan vagos que tratar de responderlas se vuelve una total pérdida de tiempo.”

Tim Ferriss, “La semana laboral de 4 horas”

 
 

Este artículo es la continuación del anterior, “Cómo Recuperar el Control de Tu Vida”. Si no lo has leído, puedes hacerlo pinchando aquí.

 

En él hablábamos de cómo funciona nuestra mente y de cómo la hemos relegado a un modo automático para gestionar algunos aspectos de nuestra vida, si no la mayoría. Esta automatización se basa en experiencias pasadas (sobre todo de nuestra infancia) y la mente hace así uso de pensamientos ordenados y etiquetados en una parte de nuestro cerebro según los acontecimientos que van sucediéndose en nuestra vida. También os comenté que esos pensamientos (que pueden ser creencias sobre nosotros mismos o los demás, valores, etc) no siempre son los más idóneos para conseguir lo que queremos AHORA en nuestras vidas.

 

Por último os mostré una herramienta muy poderosa para empezar a desmantelar dicha automatización. La observación. La observación curiosa de nuestros pensamientos cada vez que nos sentimos mal, síntoma de que nuestra mente está trabajando en dicho momento con pensamientos no muy beneficiosos para nuestra vida.

 

Te ánimo a que sigas utilizando esa estrategia poco a poco hasta que la conviertas en un hábito. Esto hará que te conozcas mucho mejor a ti mismo y que dejes de utilizar aquellos pensamientos que no son muy útiles para crear la vida que quieres.

 

Una vez más, y para no repetirme, te invito encarecidamente a que pruebes la práctica de la meditación, que te ayudará sobremanera a desarrollar esa capacidad de observación.

 

Al alargarse el capítulo anterior, dejé para el de hoy la segunda herramienta superpráctica para ir recuperando el control de nuestras vidas.

 

La atención deliberada

 

Por un lado observamos nuestros pensamientos para darnos cuenta de qué pensamientos inservibles, destructivos o generadores de autoboicot está manejando nuestra mente en determinadas situaciones. Como ya os dije, el simple hecho de observarlos suele tener el poder de evaporarlos y que la mente busque automáticamente un pensamiento más útil y beneficioso. Pero por otro lado, nosotros podemos aun tomar una actitud más activa en el asunto e ir decidiendo qué pensamientos son los que queremos entregar a nuestra mente para que se entretenga con ellos. A cuales queremos dirigir una atención deliberada. Usando la metáfora del anterior artículo, decidiendo qué alimentos o pensamientos damos de comer a nuestra mente.

 

Esta es una tarea un tanto peliaguda, y funciona mucho mejor en compañía de la herramienta de la observación.

 

En el mundo del desarrollo personal y del positivismo se puso y aun sigue de moda el tema de las afirmaciones. Para quien no sepáis de lo que hablo, básicamente es repetirse a uno mismo en distintos momentos del día afirmaciones positivas sobre lo que queremos pensar de nosotros mismos, lo que queremos conseguir, lo que queremos creer, etc.

 

No quiero tirar por la borda todo ese tema, porque estoy seguro que a mucha gente le resulta útil y le ha funcionado. Además decirse cosas bonitas a uno mismo de vez en cuando no le hace daño a nadie, si no todo lo contrario. Pero sí pienso que puede resultar agotador y en ocasiones un pelín enfermizo estar repitiéndose todo el día afirmaciones con el objetivo de que se queden en tu cerebro y subconsciente impresas.

 

Aun así, todo en pequeñas dosis no hace daño. Y si te vas haciendo cada vez más consciente de aquellos pensamientos negativos o poco útiles que rondan tu cabeza, puedes ir escribiéndote afirmaciones a tu medida para suplantarlos, pero sin repetírtelas de manera obsesiva. Considero que la observación y la autoconsciencia te llevarán por mejor camino y de manera más natural que el meterte pensamientos en la cabeza con calzador. Pero no dudes en utilizarlas si crees que pueden ser adecuadas para ti y lo haces con una actitud creativa y lúdica.

 

Pero te dirás, ¿cómo introducimos entonces la atención deliberada en nuestras vidas?

 

En primer lugar, por la observación. Y sé que me repito. Pero el descubrir qué pensamientos estás utilizando te capacitará para llevar tu atención a otros más útiles. Es como aquello de si sabes primero lo que no te gusta te ayudará a saber mejor que es lo que sí te gusta.

 

Pero además os quiero mostrar una herramienta muy muy sencilla pero muy útil para dirigir los pensamientos y todo tu subconsciente en una dirección mucho más productiva y beneficiosa.

 

El poder de las preguntas

 

Las preguntas llevan en su interior un componente muy interesante. Acción. Las preguntas llevan acción y movimiento en su interior por una cuestión muy simple: buscan respuestas. Cuándo te haces una pregunta se activa un mecanismo interno para encontrar la respuesta.

 

¿Recuerdas lo que dijimos de que la mente sólo quiere estar entretenida con todo tipo de pensamientos, constantemente y estar siempre haciendo algo? Pues bien, lo interesante de una pregunta es que la mente va a mover cielo y tierra para encontrar la respuesta a dicha pregunta. Al fin y al cabo, para ella esa respuesta o respuestas son más pensamientos con los que poder juguetear.

 

Pero ahora bien, ¿qué tipo de preguntas te haces habitualmente? Porque hay preguntas útiles y constructivas que llevan al éxito pero también preguntas inútiles, contraproducentes e incluso destructivas.

 

Pongamos un par de ejemplos de preguntas y sus posibles respuestas.

 

Pregunta 1: ¿Por qué nunca me llaman para los trabajos que quiero?

Posibles Respuestas 1: Porque no valgo lo suficiente. Porque no me lo merezco. Porque no tienen criterio. Porque nunca dan oportunidades a gente como yo. Porque no estoy suficientemente preparado. Porque esta vida es una mierda. Etc.

 

Pregunta 2: ¿Por qué nunca se fijan ellos/ellas en mí?

Posibles Respuestas 2: Porque no soy guapo. Porque no resulto atractivo. Porque caigo mal a la gente. Porque no nací para ser querido. Porque no me lo merezco. Porque prefieren otro tipo de personas y cuerpos. Porque la vida es una mierda. Etc.
 

¿No muy útil verdad? En este caso lo más probable es que estas preguntas y respuestas no sean más que la materialización de una creencia que tengas sobre ti mismo, sobre los demás o sobre determinadas cosas de la vida. Y lo más probable es que gran parte de estos procesos ocurran de modo subconsciente.

 

Al obtener estas respuestas con esas mal formuladas preguntas, no estás más que creando nuevos pensamientos que resultarán en más de lo mismo en tu vida o incluso lo empeorarán. Te verás menos preparado para el trabajo o te prepararás menos, te sentirás inferior, te sentirás menos guapo y atractivo, harás más cosas para caerle mal a la gente, etc. Si recuerdas los marineritos del anterior artículo, estos dirán: “¡A sus órdenes, mi capitán!”

 

Estos ejemplos no son más que eso, ejemplos, e intento simplificarlos al máximo para que entiendas la dinámica de lo que te estoy hablando.

 

Hazte BUENAS preguntas

 

Ahora bien, en esta vida, todo opuesto tiene su contrario. Y al igual que hay preguntas poco beneficiosas, las hay extremadamente útiles. Piensa en estas otras preguntas en relación a los dos ejemplos anteriores:

 

¿Qué puedo hacer para conseguir ese trabajo? ¿En qué aspectos puedo prepararme más para sobresalir por encima de mis competidores? ¿En qué áreas de mis capacidades puedo trabajar más para destacar? ¿Cómo puedo hacer para que sea inevitable que se fijen en mí?

 

O…

 

¿Cómo puedo sentirme y mostrarme más guapo? ¿Qué puedo hacer para lograrlo? ¿Cómo puedo tratar a la gente para que me conozcan de verdad y me quieran más? ¿Qué rasgos poseen las personas con carisma y cómo puedo integrarlos en mí mismo? ¿Cómo puedo hacer para sentirme un seductor imparable (si eso es lo quieres jaja)?

 

¿Cómo puedo hacer para sentir que esta vida es fantástica?

 

¿Qué te parecen estas preguntas? ¿Más útiles? ¿Qué respuestas obtendrás? Sin duda te darán pensamientos más productivos, útiles y beneficiosos. Y poco a poco irás descubriendo nuevas estrategias para actuar de manera diferente en tu vida. Porque si recuerdas el círculo del anterior artículo:

 

Tus pensamientos condicionan lo que sientes y lo que sientes condiciona lo que haces. Y al revés.

 

Y te aseguro una cosa. Obtener un resultado distinto haciendo lo mismo es sencillamente IMPOSIBLE. Esta es una verdad que normalmente tendemos a olvidar.

 

Fíjate en el comienzo de las preguntas. Ahí reside LA CLAVE:

 

¿Cómo puedo…?

¿En qué puedo…?

¿Cómo puedo hacer para…?

 

Comienza así tus preguntas y conclúyelas con el resultado específico que deseas obtener. Expande tu imaginación. Permite que tu inteligencia infinita encuentre las respuestas apropiadas. Porque las respuestas, amigo mío, están soplando en el viento…

 

Pero para ello has de formular buenas preguntas.

 

Y hasta aquí el artículo de hoy.

 

Recuerda: Observa tus pensamientos cuando te sientas mal. Introduce preguntas beneficiosas y útiles cuando tus pensamientos sean negativos. Y un consejo: hazte una buena pregunta antes de dormir sobre algo que quieras cambiar en tu vida. El subconsciente trabaja mucho mientras duermes.

 

Sorpréndete. Todos estamos en el mismo camino. Yo estoy en el mismo camino. Contigo.

 

¿Qué preguntas rondan por tu cabeza? ¿Qué respuestas te gustaría obtener en tu vida? Puedes preguntar y comentar si lo deseas. Pincha aquí si no ves los comentarios.

 

Y si te resulta útil este artículo, por favor, compártelo, puede que le resulte útil a otro también. Se lo puedes enviar a dos o tres amigos que crees se puedan beneficiar.

 

Hasta la próxima y… ¡Feliz Respuesta!!!!!!

 

¡Recibe nuevos artículos en tu correo!:




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *