Sun Gazing y el Mayor Impedimento de Todos

Por Gonzalo Fuentes

 

“Si la gente está desconectada del Sol puede ser explotada por los demás.”

Hira Ratan Manek

 

El otro día tuve la oportunidad de practicar en la sierra madrileña un poco de Sun Gazing, o el arte de mirar al Sol (también conocido como observación solar, curación solar, Sun Yoga, etc). He de decir que es una práctica de la que no soy experto, ya que sólo la he practicado una vez, pero que me atraía desde hace un tiempo. El hecho de vivir en una gran ciudad me dificulta la posibilidad de llevarla a cabo, pero estos días pasados disfruté de unos fantásticos momentos veraniegos en la sierra de Madrid y tuve la posibilidad de “mirar al sol” durante un paseo al atardecer por el campo. Y quiero compartirlo con todos vosotros.

 

Algunos de los beneficios que se le atribuyen a la práctica del Sun Gazing son el aumento de la energía, mejora de la salud mental y física en general, disminución del apetito e incluso retraso del envejecimiento. Aunque si ya me vas conociendo, creo que algunas prácticas y experiencias merecen la pena por el simple hecho de experimentarlas. Por eso, algunos otros beneficios no menos importantes que se pueden obtener son: sentimientos de bienestar, conexión con la naturaleza o experiencias de iluminación espiritual.

 

Os voy a describir el proceso que utilicé tal y como lo recordaba del curso que hice de David Wolfe. Pero después os incluiré algunos enlaces para que podáis investigar sobre el tema vosotros mismos si os interesa profundizar. De hecho, he podido observar que existen procedimientos muy distintos al que yo utilicé.

 

Cómo practicar Sun Gazing (mi versión)

 

1. Ir a un lugar donde puedas ver el sol en el horizonte durante el atardecer o el amanecer. La idea es que puedas enfrentar al sol justo cuando esté sobre la línea del horizonte. Si se encuentra más alto no sólo puede ser molesto, sino dañino. Normalmente existe un margen de una hora después del amanecer y antes del anochecer para practicar Sun Gazing.

 

2. Descalzarte y situarte sobre una roca. Así es como yo lo aprendí para obtener mejores resultados. Pero también he leído que puedes hacerlo con los pies sobre la tierra seca (nunca sobre el césped). Pero siempre descalzo (de hecho es muy beneficioso andar descalzo directamente sobre tierra, césped o arena).

 

3. Entrecerrar los ojos y mirar directamente al sol. Las otras prácticas te animan a mirar con los ojos abiertos del todo sin problemas, pero yo lo hice así debido a cómo lo aprendí y a que me sentía más seguro de esta manera. Además es curioso cómo cambia la visión al entrecerrar los ojos y disfrutar de las formas y dibujos que se crean en torno al sol.

 

4. Dirigir la palma de la mano izquierda hacia el sol. Sencillo. Levantas un brazo, lo estiras y enfrentas la palma hacia el sol. Al hacerlo estos días, comencé con la mano derecha, pero al enfrentar la izquierda la sensación en la palma de la mano se intensificó y preferí por eso continuar sólo con esa mano. De hecho creo recordar que David Wolfe decía de usar la izquierda para que la energía llegara así al corazón. También quisé experimentar y coloqué la mano tapando directamente el sol, con lo que la sensación de captar energía en el centro de la palma aumentó aun más.

 

5. Permanecer unos minutos en esa posición. Simplemente respira profundamente, mira hacia el sol durante un rato con los ojos entrecerrados y mantén tu mano izquierda hacia el astro rey. Según el gran experto de Sun Gazing Hira Ratan Manek, lo ideal es empezar por 10 segundos el primer día y ampliar de 10 en 10 cada día. Yo lo hice de esta otra manera porque desconocía este consejo y porque no suelo tener la oportunidad de practicarlo.

 

6. Hazlo siempre que puedas. Si tienes la posibilidad, prácticalo todos los amaneceres, o todos los atardeceres, ambos, o siempre que puedas. Es una experiencia mágica y reconfortante. No olvides que como la mayoría de los seres vivos de este planeta somos hijos del Sol. ¡Haz tu propia fotosíntesis!

 

Algunos enlaces interesantes sobre Sun Gazing

 

Video: El Arte de Mirar al Sol. Muy completo y muy bien explicado.

 

Artículo de El blog Alternativo. Un artículo muy interesante que incluye una entrevista a Hira Ratan Manek.

 

Cómo practicar Sun Gazing de forma segura. Un artículo de Mithila en el que se explica todo el procedimiento de forma más detallada.

 

Solar Healing Center. Página oficial de Hira Ratan Manek, experto en Sun Gazing. (En inglés)

 

Como ya te he comentado no soy un experto en Sun Gazing, sino alguien interesado en el tema. Por lo tanto, los pasos que te muestro en este artículo pertenecen a una práctica ligeramente distinta a la que encontrarás en los enlaces, y no son una guía definitiva. Te ánimo enérgicamente a que profundices en el tema aunque sea por medio de estos enlaces. No te llevará mucho tiempo.

 

El Mayor Impedimento de Todos

 

Cambiando un poco de tercio pero también relacionado con la salud, aquí en casa hemos empezado esta semana una limpieza interna por medio de la alimentación de 3 días.  Pero, ¿sabes qué? ¡Este programa de desintoxicación lo teníamos pensado desde el otoño pasado! Y aun así lo hemos ido posponiendo y posponiendo…

 

¿Por qué? Excusas. Falta de tiempo, no encajaba con la actividad que requería el trabajo, no es el momento adecuado,… En fin, siempre hay una buena excusa para retrasar las cosas importantes.

 

Y es que las excusas que nos ponemos son el mayor impedimento para comenzar a realizar aquellos cambios o empezar aquellos proyectos que pueden cambiar nuestras vidas.

 

Los seres humanos estamos altamente especializados en excusarnos. Y en parte es normal. Al fin y al cabo esas excusas suelen tener bastante sentido y estar bastante justificadas y razonadas. No dejamos de ser seres inteligentes. Pero dicha inteligencia se amplía y evoluciona por medio de la experiencia, y justamente son dichas excusas las que nos suelen impedir AVANZAR.

 

¿No estás harto de esperar el momento perfecto? Comprensible. Ese momento perfecto NO EXISTE.

 

Existe otro momento mucho más apropiado: ¡EMPEZAR!

 

Finalmente nosotros nos levantamos una mañana y decidimos lanzarnos a por ello. Aunque no encajaran todas las piezas. Pensando que lo ibamos a hacer a un 30% y al final parece que lo estamos haciendo a un 99%. Aprendiendo sobre la marcha, comprando los ingredientes sobre la marcha, experimentando con la preparación de los platos, en medio de nuestros otros quehaceres. Pero sobre todo, en medio de la vida. Porque nos pasamos tanto tiempo pensando cuándo será el momento adecuado para embarcarnos en aquel proyecto soñado, en cambiar ese hábito, en aprender esa habilidad nueva, que nos olvidamos de lo principal:

 

Todas esas cosas se hacen DENTRO de la vida. No fuera de ella.

 

Es dentro de ese caos llamado vida donde se realizan las grandes acciones. Es remangándose y metiéndose en el barro. Es aceptar el desorden y el estrés que puede llevar en un principio. Es abandonar la comodidad.

 

Los grandes caminos que más merecen la pena no son líneas rectas asfaltadas. Son caminos con vericuetos, con curvas, con escondrijos, con obstáculos, con tierra, con piedras e incluso con arenas movedizas.

 

Así que ¡ánimo! Y a por ello.

 

Yo seguramente te hable de toda esta experiencia de la limpieza en un próximo artículo. Una vez haya pasado todo.

 

Hasta entonces, cuídate. Y no cambies nunca cambia lo que quieras.

 

Si quieres dejar algún comentario, será bienvenido 🙂

 

¡Feliz verano bajo el Sol! (si es que estás en este hemisferio…)

 

  

 

Y recuerda, suscríbete si quieres recibir más artículos de El Día Después directamente a tu correo. Para que no tengas que estar pendiente. ¡Es gratis!




4 responses to “Sun Gazing y el Mayor Impedimento de Todos”

  1. Rosa says:

    …. en fotografía a ese margen horario al que haces referencia, se le llama hora azul, hora mágica, golden hour… y es totalmente adictivo!!! 🙂

    Precioso artículo Gonzalo!!

  2. maria says:

    Muy interesante el articulo!! La verdad es que ahora que vivo en un pais en el que el sol es un bien preciado y escasa su apariencia, me he dado cuenta de todos los beneficios que nos aporta!! yo soy una amante del sol, siempre digo que me llena de energía, me da alegría y bienesatar y ni cuando abrasa lo quiero lejos!!
    Adoro el atardecer, es un momento magico para mi, y mi atardecer favorito en la costa!!
    Seguiré tus consejos de sun gazing!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *