8 Reflexiones sobre “The Secret” y la Ley de la Atracción

 

Por Gonzalo Fuentes

 

Corría el año 2006 cuando Rhonda Byrne lanzó al mundo una película y un libro llamados “The Secret”. Presentaba a ambos como el momento de desvelar un secreto guardado a buen recaudo durante toda la historia de la humanidad. Un secreto escondido y codiciado a lo largo de los siglos. Y para más inri, éste era ni más ni menos que el secreto de la felicidad y por el cual podías conseguir todo aquello que desearas en esta vida. No está nada mal, ¿verdad?

 

Visto así no es de extrañar que se hayan vendido más de 19 millones de copias del libro y haya sido traducido a 46 idiomas distintos. ¿Quién no quiere acceder al secreto que te da todo? Si tuviste la ocasión de leer el libro o ver la película es posible que fueras hechizado por sus promesas o de alguna manera lo que se contaba resonaba en ti y te despertaba una fe ciega en lo que allí se exponía. Reconozco que yo fui hechizado. Al fin y al cabo, si sigues el recorrido de este blog habrás comprobado lo que me apasionan los vericuetos de la mente y la adquisición de nuevas estrategias para cambiar las cosas. Y este libro apuntaba directamente al corazón de todos estos temas.

 

Si no tuviste ocasión de leerlo ni verlo o directamente no te llamó la atención, te pongo un poco al corriente. El secreto tan codiciado durante milenios que “desvela” el libro es la Ley de la Atracción. Una ley que viene a decir que atraemos a nuestra vida aquello que albergamos en nuestros pensamientos. Si nuestros pensamientos y nuestras emociones vibran en una determinada frecuencia, atraemos aquellas cosas que vibran en frecuencias similares (como si fuéramos una especie de antena-imán). La persistencia de dichos pensamientos son los que materializan los resultados en nuestras vidas.

 

Además de explicar la ley de la atracción, Rhonda Byrne y los invitados expertos de la película muestran el proceso creativo para controlar lo que atraemos a nuestras vidas: pedir, tener fe y recibir. Y también explican una serie de herramientas para poner esta ley a nuestro favor, tales como la gratitud, la visualización, los pensamientos de abundancia,  o el cambio de enfoque de lo negativo a lo positivo (lee mi artículo “Cómo Recuperar el Control de Tu Vida” si quieres conocer algunas de mis estrategias sobre esto último).

 

Lo que viene a decir “El Secreto” es que tú puedes crear tu vida al margen de tu pasado utilizando el poder de la ley “universal” y “natural” conocida como la Ley de la Atracción.

 

Como te puedes imaginar, tratando un tema de esa magnitud y habiéndose convertido en un best-seller mundial, la repercusión y el impacto han sido enormes desde entonces. Cientos de libros y cursos sobre el tema, fans enfervecidos, debates, polémicas, y miles de notas, artículos y discusiones que circulan por la red. No sólo un gran negocio que ha creado nuevos negocios, sino una influencia enorme en las mentes de nuestro tiempo y en concreto en el campo del crecimiento, desarrollo y superación personal.

 

Creo que cualquiera que sea nuestra opinión al respecto, crítica o no, es indudable el enorme impacto que este mensaje ha ejercido en nuestro mundo y en la forma de pensar de muchos.

 

Es por esto que he decidido escribir un artículo sobre este tema, aun sabiendo lo controvertido que resulta. Tan sólo decirte que esta es sólo una opinión más, la mía, y la que cabe en un artículo de estas características. Estoy abierto a debates y discusiones, siempre desde el respeto por supuesto. No pretendo sentar cátedra, sino defender lo que pienso al respecto a día de hoy. Y mucho menos te lo voy a vender como un “secreto” que tuviese yo guardado en una caja fuerte…

 

Prometo algunas de cal y otras de arena.

 

8 Reflexiones útiles sobre “El Secreto”

 

1. No hay ningún secreto. Ni lo había. Es sólo una gran estrategia de marketing al más puro estilo hollywoodiense, el título de un libro y una película y una completa falsedad. Dicha información no estaba guardada bajo llave, sino bien disponible en libros ya existentes y sin censura. Libros como La ciencia de hacerse rico (1910, Wallace D. Wattles), The Master Key System (1912, Charles Haanel) o Piense y hágase rico (1937, Napoleon Hill) ya hablaban abiertamente de estos conceptos mucho antes de que “el secreto viera la luz”.

 

Si te interesa echarles un vistazo, te recomiendo especialmente “Piense y hágase rico” (el original Think and Grow Rich). Es un libro que no tiene desperdicio, que ha vendido millones y millones de copias y que es manual de cabecera de innumerables personas de éxito. Al fin y al cabo, Napoleon Hill hizo el trabajo de su vida entrevistando a las personas más exitosas de su tiempo y extrayendo sus secretos y procesos para compartirlos con el mundo. Yo puse en práctica una de sus estrategias principales para trabajar con objetivos consiguiendo vender casi 7000 euros en cursos en el segundo mes de un trabajo que realicé como comercial durante el 2011 (sin experiencia previa como comercial y alcanzando una cifra que era bastante alta).

 

2. Falta un elemento esencial. “The Secret” se centra casi en exclusividad en el poder del pensamiento. Es cierto, que la mente tiene un poder inmenso y pocas veces utilizado, pero sólo con el pensamiento no vas a ningún lado. Como ya os he dicho en otras ocasiones, los pensamientos influyen en nuestras emociones y éstas en nuestras acciones. Y viceversa. Pero sin el último elemento, sin la acción, no hay resultados tangibles, tan sólo ensoñaciones. Así es como está hecho el mundo en el que vivimos, y si queremos hablar de leyes, no nos podemos saltar las leyes de la naturaleza como si nada. Otra cosa es que si aprendes a acceder a tu mente y a redirigirla puedes lograr resultados alucinantes, ya que como ya he dicho, ésta influye directamente en nuestras acciones. Pero si quieres esperar PENSANDO MUCHO a que tu sueño se haga realidad, suerte. Esto me lleva al siguiente punto.

 

3. Hay cosas que podemos controlar e influenciar, otras no. La lámpara de Aladino no existe. Bueno sí, en los cuentos. Tú puedes influenciar y producir resultados en tu vida, claro que sí. Y de hecho tus capacidades exceden por lo normal a tus creencias. Puedes cambiar cómo piensas, cómo te sientes, cómo actúas, cómo te mueves, cómo te alimentas y qué salud generas, cómo y en qué trabajas, cómo te relacionas, cómo experimentas tu vida,… De hecho, todo este blog gira en torno a “eso”. PERO, hay cosas que NO puedes controlar. Hay accidentes, sorpresas, los demás tienen otros planes, enfermedades difíciles, etc. Así es la vida. Y eso es a veces bueno y a veces doloroso. Aun así, como siempre te animo a que pienses que los límites están más lejos de donde normalmente los situamos, siempre y cuando utilices las estrategias y actitudes adecuadas.

 

4. La Ley de la Atracción existe. Pero lo voy a explicar de una manera distinta al concepto de las vibraciones que utiliza “The Secret”.

 

En nuestra mente operan filtros. Filtros que hemos ido desarrollando a lo largo de nuestra vida, sobre todo durante la infancia (si es que no los hemos revisado posteriormente). Estos actúan para filtrar toda la información que nos llega por los sentidos, seleccionar sólo una parte y descartar el resto. De esta manera, si tú tienes unos valores, unas creencias, unos objetivos, todos ellos filtros, al recibir un estímulo y una información, vas a seleccionar sólo una parte, eliminando el resto e interpretándola para que vaya acorde a esos valores, creencias y objetivos. Y la mayoría lo hace de manera inconsciente. De este modo, si por ejemplo, en el fondo crees que no te mereces ser querido, vas a “escoger” y “atraer” a personas que tienen rasgos y potencialidades para no quererte y vas a actuar de tal manera para que eso se cumpla. Lo mismo ellos se sentirán atraídos hacia ti porque posees rasgos y cualidades que encajan con sus propios filtros internos. Repito, la mayoría hace esto de manera inconsciente.

 

Lo mismo ocurre cuando estás apasionado por algo. Digamos por ejemplo que te interesa mucho la nutrición natural y quieres saber más y más. Dicen que cuando te centras en algo, ese algo se expande. Por eso cuando vayas por la vida, te fijarás más en aquellas cosas que te encuentres relacionadas con ese tema. Un libro, un video, una conversación, un anuncio, etc. Y no tiene sólo porqué ser que llega a ti (que también), sino que tú lo estás buscando de forma consciente o inconsciente y estás prestando más atención a eso. Así que date el crédito de que TÚ lo estás haciendo. No simplemente “recibiendo”, sino buscando activamente (aunque sea de modo inconsciente).

 

Otra manera en que funciona la ley de la atracción, en mi versión aqui descrita, es por medio de los hábitos. Si instalas un hábito en tu día a día, obtendrás más de eso en tu vida. Si ríes más, reirás más y te acercarás más a gente que ríe a menudo. Lo mismo si lloras a menudo, te acercarás a gente que o también llora o le gusta consolar y servir de hombro para llorar. Lo mismo con los pensamientos negativos. Hagas lo que hagas habit-ualmente, obtendrás más de ello en tu vida. Es lógico, y es sencillo. Pero repito: tú lo estás haciendo.

 

5. Las casualidades también existen. “Esto ha pasado por algo”, o “las casualidades no existen”. Seguro que has oído estas expresiones o similares miles de veces. Da igual que sean causalidades en vez de casualidades, o que hayan pasado por algo o no. Simplemente HAN SUCEDIDO. Todo lo demás LO ESTÁS HACIENDO TÚ. Tú eres el que estás interpretándolo y dándole un sentido de una u otra manera. Y tú tienes esa libertad para hacerlo. Ése es tu poder. De esta manera cualquier cosa que sea la que te suceda, tú puedes interpretarla y darle la forma que desees para crear tu vida, en vez de darle un significado automático (porque al fin y al cabo dicho significado ya lo estabas dando tú, pero sin haberlo elegido). Piensa que las cosas no tienen un significado inherente, sino que eres tú el que se lo puedes dar si así lo deseas.

 

Si quieres ver cómo funcionan los filtros en cuanto al tema éste de las casualidades, te propongo un juego. Léete dos o tres novelas de Paul Auster (es fantástico y está obsesionado con las casualidades). Ya verás cómo en los siguientes días ves y te encuentras casualidades por todas partes. ¿Por qué? ¿Porque están ocurriendo casualidades justo en ese momento? ¿O porque TÚ te estás FIJANDO en ellas debido a que prestas más atención y tiendes a interpretar influenciado por tus lecturas del gran Paul Auster?

 

No veas el lado negativo de todo lo que estoy diciendo. En vez de CREER en magia, CRÉALA tú. Porque esto te da la opción de interpretar y dar sentido a los acontecimientos de tu vida para conformarla y escribirla (que es lo que haces en tu cabeza) como tú deseas. Recuerda que si observas y descubres lo que haces en tu mente inconscientemente, puedes cambiarlo para tu beneficio.

 

6. Escribir los deseos y objetivos es una herramienta muy potente. En “El Secreto” se describe el proceso de escribir lo que deseamos como un arma muy poderosa para su consecución. Y así es. Pero volvemos a lo mismo, NO es magia. Si funciona, puede parecerlo, y eso es hermoso, pero no es magia. Cuando decides poner sobre papel tus objetivos y deseos, estás en primer lugar, sacándolos de tu cabeza. Los pensamientos son etéreos y se pierden con facilidad. Pero ahora los estás activando. Es el primer paso que das para su materialización. Estás poniendo tu esfuerzo (de hecho, si no estás acostumbrado a hacerlo puede que al principio te cueste) y tu actitud en llevar más allá de tu mente dichos deseos. Lo que estás haciendo es inclinar la balanza a tu favor. Si quieres conseguir algo, TÚ tienes que HACER por conseguirlo, o como he dicho más arriba, te puedes quedar en el salón de tu casa PENSANDO MUCHO (suerte de nuevo). Al escribirlo estás activando tu deseo con tu actitud, lo cual hace mucho más probable que lo sigas persiguiendo con nuevas acciones. C’est la vie… Piensa en los contratos escritos, que se remontan a miles de años, o los contratos de sangre, como en las películas. No sólo sirven de prueba de que se ha hecho un compromiso, sino que también se muestra una actitud clara que hace más posible que se vaya a cumplir.

 

7. El poder de la visualización. Otra herramienta muy útil es la visualización, y otra vez te repito, no es una cuestión de magia.  Tu mente va conectada a tu cuerpo. Imagínate que das un raquetazo a una pelota. Un violento y potente raquetazo. ¿No sientes casi casi el movimiento de tu brazo y el impacto? O imagínate sonriendo. Puede que incluso hayas sonreído de verdad, ¿no? O incluso cuando sueñas dormido. ¿No sientes las cosas? ¿No te levantas sobresaltado con el corazón a mil cuando parece que te caes o te precipitas desde una gran altura? Pues yo sí. Y tengo un vértigo de narices. Tu cerebro y tu cuerpo están conectados. Y tu cerebro es otro animal de costumbres. Y si está acostumbrado a hacer una serie de cosas, lo lógico es que siga haciéndolas, utilizando los mismo caminos neuronales una y otra vez. Y a tu cerebro lo seguirá tu cuerpo. Pero si tú lo entrenas visualizando haciendo aquello que quieres lograr, o actuando de la manera que necesitas actuar para lograr eso que anhelas, empezarás a utilizar nuevos caminos neuronales hasta ahora dormidos (y créeme que hay muchos más de los que has experimentado hasta ahora). De nuevo tu cuerpo lo seguirá, pero esta vez logrando nuevas experiencias. Volvemos a lo mismo de siempre. ¿Poder de la mente? Sí. ¿Magia? No. Consecuencias. Piensa si no porqué grandes deportistas de élite iban a utilizar la práctica de la visualización. ¿Porque les van a ayudar las hadas? ¿O porque van a tener muchas más probabilidades de desempeñar su juego de una manera más eficiente y competitiva?

 

8. La necesidad del autoconocimiento y el trabajo interno. “Como es arriba, es abajo. Como es dentro, es afuera.” Con esta cita atribuida al 3000 A.C. comienza “The Secret”. Ahora bien, si como dice el libro, y según todo lo que he dicho en este artículo, lo que hacemos dentro de nuestra cabeza influye en lo que conseguimos en nuestras vidas, ¿cómo vamos a hacerlo si, o bien desconocemos lo que hacemos en nuestra mente de manera inconsciente, o bien no nos fijamos y redirigimos nuestros pensamientos haciendo el trabajo necesario? Todos estamos conformados de alguna manera. Todos tenemos un pasado. Todos tenemos traumas (algunos aparentemente insignificantes pero de gran repercusión). Tu cabeza está funcionando a día de hoy de una manera acorde a cómo se ha programado, entrenado o habituado. Y si quieres cambiar algo de eso porque no te gustan los resultados que conllevan, tienes una tarea por delante. No te angusties. Conocerse a uno mismo es fantástico y enriquecedor. Y no te voy a animar a que escarbes en tu pasado buscando por qués. Yo lo he hecho durante muchos años y no lo veo muy práctico (aun a veces lo sigo haciendo). Quizás sea interesante y curioso, pero no cambia en principio mucho las cosas. Más bien te animo a que observes y descubras los cómos y los qués. Cómo desarrollas pensamientos en tu cabeza. Descubrir qué valoras y qué crees. Cómo filtras y seleccionas de la infinita cantidad de estímulos que recibes día a día. Con qué te quedas. Cómo piensas (qué secuencias de pensamientos desarrollas) de cara a conseguir algo. Eso es un viaje necesario, a no ser que ya lo estés haciendo más o menos bien, si quieres aprovechar tus recursos mentales, mejorar tu experiencia vital o usar cualquier “ley de la atracción”.

 

Resumiendo: sé consciente de cómo lo haces y busca nuevas maneras de hacerlo. Lo uno llevará a lo otro. O dicho de otra manera: medita, observa y experimenta. Repito. Medita, observa y experimenta. Bucea por los artículos de este blog. Encontrarás muchas herramientas útiles que a mí y a más personas les ha funcionado. Y seguiré proporcionándoos más y más información cada semana (suscríbete para recibirla gratis en tu correo cada semana). Pero recuerda, sin acción no hay nada. Está bien informarse e incluso sumergirse profundamente en material que te ayude, pero sin dar pasos ACTIVOS no se consigue nada en esta vida.

 

Deja de esperar que PENSANDO MUCHO en el sillón de tu casa o donde sea va a venir ningún “secreto” a rescatarte. Ponte manos a la obra y disfruta de la vida. Crea acción, crea inercia, CREA atracción.

 

Si has disfrutado y te ha parecido útil este artículo te animo a que te suscribas para recibirlos en tu correo gratis todas las semanas. Así no tienes que estar pendiente. Y te voy a pedir un favor, envíaselo a dos o tres amigos, a ver qué les parece, quizás les ayude y les inspire a mejorar su vida. Será un regalo doble: a ellos y a mí.

 

Gracias por haber leído hasta aquí. (Si quieres comprar alguno de los libros de los que hablo en este artículo puedes hacerlo por medio de los enlaces que he dejado pinchando en los nombres. Son enlaces de afiliación, eso significa que si decides comprar por medio de ellos, apoyas el mantenimiento de este blog, pagando el mismo precio que si no lo hicieras por medio de ellos. Algo que te agradecería profundamente.)

 

¿Qué opinas TÚ sobre “El Secreto” y la Ley de la Atracción? Puedes dejar tu comentario u opinión. Si no los ves pincha aquí y baja al final de la página.

 

Y recuerda, suscríbete si quieres recibir más artículos de El Día Después directamente a tu correo. Para que no tengas que estar pendiente. ¡Es gratis!

 




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *