¿CONOCES a TU MUSA?

 

Por Gonzalo Fuentes

 

Desde tiempos inmemoriales los poetas, músicos y artistas han hablado de sus musas. De aquellos seres que les inspiraban para sus creaciones. En muchas ocasiones era una mujer o un hombre que les daba la inspiración para afrontar su propósito creativo e insuflarlo de lo mejor de ellos mismos.

 

Pero, ¿qué es una musa?

 

Y, ¿son las musas propiedad exclusiva de l@s artistas?

 

Comencemos respondiendo a la segunda pregunta.

 

, me temo que las musas son sólo cosa de artistas. Y también me temo que tú, seas quien seas, también eres un/a artista. Todos los seres humanos lo somos. Porque estamos acometiendo la mayor creación de todas:

 

La forma de vida en este planeta.

 

Y eso nos convierte en artistas, creadores de esta experiencia.

 

Por lo tanto, si queremos acometer nuestra creación de la forma más sublime posible, como han hecho los grandes genios de la historia, necesitaremos nuestras propias musas (o musos, si lo prefieres) y desarrollar una buena relación con est@s.

 

Pero, repito, ¿qué es una musa?

 

En un primer plano más cotidiano, sí, pueden ser personas. Personas reales. Como Dalí tenía a su Gala o Edgar Allan Poe a Virginia Clemm. Cuando yo le he escrito una canción a alguien (algo que me encanta), algo mágico ocurre. La creación se amplifica. Algo nuevo vibra y resuena. Algo externo a ti. Estás pensando en homenajear y hacer feliz a otra persona por medio de esa creación. Lo mismo sucede con estos artículos. Muchas veces, mientras escribo, surge frente a mí la cara de uno o varios de vosotros. Es algo que necesito. Para comunicarme. Necesito un receptor. Y vuestros rostros en mi imaginación son fuente de inspiración.

 

O, piensa en alguien como Teresa de Calcuta. ¿Serían sus musas tod@s aquell@s enferm@s y niñ@s a los que daba su amor?

 

O pueden ser tus hij@s. O pueden ser l@s hij@s de otr@s.

 

Pero esas no son las musas más importantes. Son sólo una pequeña muestra de lo que puede ser una musa.

 

La Musa Fuente o Primordial, por llamarla de alguna manera, se encuentra dentro de ti. Aparece de vez en cuando, en forma de visión, de inspiración, de idea, de impulso.

 

Es un impulso PURO.

 

Es algo (o alguien) que te atrae. Es una acción que te llama. Es una creación en potencia. Es una posibilidad de “mundo”.

 

Y puede que la hagas caso. O no.

 

Tu Musa no entiende de lógica ni razón. No entiende de tus horarios, restricciones ni autoimposiciones. No entiende del “qué dirán”.

 

Tu Musa quiere algo más básico:

 

Que TU PODER CREADOR SE MANIFIESTE.

 

Ahora bien. Las musas siempre han sido escurridizas y caprichosas.

 

Quieren que las trates bien. Que las escuches. Y que las sigas la mayor de las veces posibles.

 

Si no las haces caso se esconden y se marchitan. Y aun con eso, son muy generosas. Te insisten muy a menudo para que emplees y ejercites tu poder creador.

 

Aun cuando tú insistes en seguir con tus planes rígidos y esquemas mentales. Aun así, de vez en cuando asoman su cabecita.

 

Muchas veces las musas se aparecen en personas, paisajes, silencios, canciones, libros…

 

Pero porque todo lo que está fuera de ti también esta dentro de ti.

 

Es la fuerza vital. La inteligencia infinita.

 

La que te llama a actuar. A lanzarte a la vida. A despertar TU poder.

 

Y aun así preferimos muchas veces limitarnos a seguir lo que dice nuestro lógico y coherente hemisferio izquierdo. Frente a lo que dice la vastedad del océano.

 

Sigue a Tu Musa.

 

Confía en La Vida.

 

Porque quizás lo que quiera hacer es despertarte a tu grandeza.

 

A tu poder creador.

 

A tu artista interior.

 

¿Cuál es TU MUSA? ¿Sigues tus IMPULSOS PUROS? Compártelo con nosotros abajo en los comentarios.

 

Y si encuentras de valor este artículo, por favor, compártelo (redes sociales, email, whatsup, boca a boca… )

 

Si te interesa lo que lees puedes comprar mi libro “Mapas Para La Vida”, pinchando aquí.

 

Las Musas danzando con Apolo, de Baldassare Peruzzi.

 

¡Únete al Cambio! Introduce aquí abajo tu correo electrónico y recibirás gratis todos los artículos que vaya publicando:



5 responses to “¿CONOCES a TU MUSA?”

  1. mmas says:

    Hola Gonzalo,

    Me apetece decierte que mi musa es el bosque. Cuando camino entre los árboles parece que todo me habla: las flores, el musgo, los mismos àrboles, los pájaros, los insectos e incluso los rastros de los animales que han pasado por aquel lugar (los jabalíes, p.e.). El silencio ayuda muchísimo y es fantástico cuando un riachuelo rompe este silencio para acompañarme con su música en mi camino. Procuro salir a caminar por el bosque a menudo, incluso de noche con el claro de la luna. Tengo la suerte de vivir en un pueblo pequeño en plena naturaleza.
    ¡Un fuerte abrazo!

  2. Luciana says:

    Hola! Como siempre un hermoso artículo que dá para pensar. Recientemente estuve en la playa, aunque sea una vez al año siento la necesidad de estar ahí, sentarme en la arena y contemplar el océano en todo lo que mi visión puede abarcar, es un momento para mí mágico, es una sensación de estar completa, más cerca de Dios, sin preocupaciones, solo yo y el infinito….podría definirlo de muchas maneras pero las palabras se quedan cortas para describir la sensación. En esos momentos y a posteriori me siento muy inspirada por la creación, por hacer cosas nuevas, por dar lo mejor de mí… No sé si lo llamaría musa, lo que si una gran inspiración! Saludos

  3. Susana says:

    Para mi la Musa por excelencia vive en cualquier parte y de repente,entra en mi,como un espíritu. Para que eso ocurra tiene que darse alguna de estas situaciones: que una persona me inspire,que una canción me inspire,que una imagen me inspire,que un recuerdo,un silencio,una voz,una brisa,una risa,una broma,un objeto,un proyecto…me inspiren. A veces yo invoco a las musas,las busco con fe y vienen,cabalgando como corceles creadores desde el estómago hasta cualquier rincón de mi cuerpo a través de las venas,es mágico y me atrevería a decir que entrenable.Si no les prestas atención como dices tú Gonzalo,se adormecen pero no creo que lleguen a marchitarse,sólo están ahí esperando que las veas,las escuches y finalmente las llames. Me ha gustado mucho pensar en ellas hoy,hasta hoy no he abierto este post.El tema me parecía digno de ser leído con tiempo y ganas,las musas lo merecen porque gracias a ellas la realidad es más fantástica.

  4. jonathan says:

    Mi musa es la poesía,ella me da alegría y me hace compañía.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *