Logrando Nuevas Libertades (#unasemanasin)

 

Por Gonzalo Fuentes

 

“Porque siempre queda espacio para nuevas libertades.”

Porque las cosas cambian, Enrique Bunbury

 

A lo largo de la historia se han ido alcanzando nuevas libertades. Y aun así seguimos buscando y anhelando nuevas formas de libertad. Somos seres ansiosos de libertad. Pero también somos seres fácilmente esclavizables. Y gran parte de dichas esclavitudes las creamos nosotros mismos, muchas más de las que creemos, y a veces sin darnos cuenta. O dándonos cuenta pero sin someterlas a un verdadero escrutinio, o porque no tenemos el coraje de romper con esa esclavitud. A lo largo de nuestra vida tomamos decisiones que nos esclavizan, que nos alejan de posibles nuevas libertades.

 

Se puede ser esclavo de un emperador, de un rey, de un dictador o de un estado. Pero también se puede ser esclavo de un hábito, de una rutina, de un trabajo, de un lugar o de una relación. Hay libertades coartadas desde el exterior, pero también las hay restringidas desde el interior.

 

Este no es un tema fácil. Incluso escribirlo me está haciendo pensar muy mucho cada frase y reflexionar profundamente sobre lo que yo mismo estoy escribiendo.

 

Libertad no significa tenerlo todo, si no justamente tener la “libertad” de decidir qué tener.

 

Durante la semana pasada experimenté un programa de limpieza y desintoxicación alimenticia de 3 días. Y te aseguro que hacer algo así, aunque sólo sea durante 3 días, te hace pensar. Por ejemplo descubres que muchas de las veces que te llevas algo a la boca no es por hambre. Si no porque es una manera de lidiar con una emoción, a veces incluso por puro aburrimiento, o porque es un minihábito que tienes profundamente arraigado en tu día a día. Y es entonces, en esos momentos, en los que experimentas y descubres “qué estás haciendo”, que estás comiendo no por hambre sino por una razón distinta, en ese momento se abre un espacio en tu interior para una nueva libertad. Te vuelves consciente. Puedes tomar una decisión distinta, una forma de actuar distinta, que te libera de tu antiguo hábito, ya que eras inconscientemente esclavo de él.

 

Hace poco tuve la oportunidad de leer un artículo de Leo Babauta de Zen Habits que me resultó muy inspirador. Se llama “A Year of Living Without”, o “Un Año Viviendo Sin”. En este artículo planifica el año siguiente de su vida dividiéndolo en sus 12 meses y quitando algo de su vida distinto por cada uno de esos meses. De esta manera cada mes pasa por la experiencia de vivir sin ese algo elegido y así comprobar si quiere prescindir de ello en adelante o si decide volver a incorporarlo una vez pasado el mes. También supongo que al pasar por dicha experiencia descubrirá nuevas maneras de gestionar dicho hábito, si es que decide reincorporarlo. Es un experimento realmente interesante.

 

Por ejemplo, si en el mes de Julio decide prescindir de su consumo diario de café y sustituirlo por té, una vez acabado el mes, puede que abandone el café para siempre, lo incorpore de nuevo a su consumo diario, o aprenda que puede tomarlo sólo de vez en cuando sin tener que depender tanto de él.

 

Debido a estos ayunos, se van logrando pequeñas libertades de actuación, nuevas formas de hacer y estar, y por tanto de ser. Al igual que lo que descubrimos nosotros al hacer nuestra limpieza de 3 días. Pero estas pequeñas libertades son las que pueden cambiar una vida a largo plazo.

 

Partiendo de esta idea me he propuesto un reto para mí mismo. Y lo extiendo a ti, para que te unas y juntos alcanzemos nuevas libertades.

 

Consiste en abandonar durante 1 semana 1 hábito que consideres, sepas o intuyas que sería mejor eliminarlo de tu día a día. O quizás algo que simplemente esté teniendo demasiada presencia en tu día a día y que el suprimirlo durante una semana te pueda servir como una limpia o proceso de desintoxicación.

 

Puedes elegir lo que quieras. Pero sólo UNA COSA.

 

Una vez haya pasado esa semana puedes retomarlo si quieres, pero seguramente hayas logrado nuevas perspectivas, reflexiones y seas más consciente sobre él. En cualquier caso será algo enriquecedor.

 

Yo he decidido que este hábito sea uno del que no me siento nada orgulloso. Fumar. Durante una semana voy a abandonar este hábito del todo.

 

Sé que no va a ser fácil. Así que tengo una lista de cosas para sustituirlo: respirar profundamente, observar mis pensamientos con curiosidad, beber agua, tocar el ukelele, escribir o hacer algo de ejercicio físico.

 

A continuación te dejo una lista de hábitos por si quieres algo de inspiración. Pero usa tu imaginación o intuición para decidir qué es lo que más se adecua a ti:

 

– Ver la televisión.

– Criticar.

– Comer carne.

– Beber alcohol.

– Hacer planes que dependan del dinero.

– Usar Internet.

– Quejarte.

– Leer periódicos y ver telediarios.

– Comer alimentos procesados.

– Conectarte a redes sociales o al correo desde el móvil.

– Utilizar el coche.

 

Ahí van sólo algunas ideas.

 

Para este reto tenemos que tener algunos asuntos en consideración:

 

1. Aceptar la incomodidad. Este reto es un claro ejercicio de salir de nuestra zona cómoda. Como tal, tenemos que adaptarnos a la incomodidad que esto pueda suponer. Emociones nuevas e incómodas, pensamientos negativos que puedan surgir, etc.

 

2. Anticipar la resistencia. Nuestro “yo” cómodo y conservador hará aparición y nos recordará lo bien que estábamos con nuestro antiguo modo de ser. Hemos de reconocer esta voz pero no hacerla caso, por muy convincente que pueda ser. Va en contra de nuestro objetivo. Recuerda que es SÓLO una semana. Después podrás hacer lo que quieras de nuevo.

 

3. Preveer formas de sustituir el hábito. Al igual que yo he hecho, hazte una lista de las cosas con las que podrás sustituir dicho hábito. Esto es importante ya que te harán falta sobre todo en los momentos que puedan resultar más difíciles. Recuerda que la mente sólo necesita estar entretenida.

 

4. Haz un compromiso verbal. Esto es esencial. Cada vez encuentro en más sitios la importancia y relevancia que supone exteriorizar nuestro deseo de cambiar o lograr cualquier objetivo. Puedes decírselo a 3 amigos de tu confianza que sabes que te ayudarán y animarán a continuar. Que el decírselo te obligue a cumplir con tu palabra. También puedes utilizar las redes sociales y exponer tu compromiso semanal. Para que no te tachen de excéntrico 0 raro (si es que eso es un problema), puedes hacer referencia a este artículo y así le haces un enorme favor a este blog. Puedes usar también el hashtag #unasemanasin

 

5. Hazlo siempre que quieras. Yo voy a hacer #unasemanasin fumar esta semana, pero no descarto nuevos experimentos en semanas posteriores.

 

6. Disfrútalo. Planteátelo como un reto personal. En el que te vas a sentir distinto. Y eso es bueno. Vas a alcanzar nuevas libertades dentro de ti. Y eso puede tener repercusiones tremendas.

 

Finalmente decir que he querido reducir la duración del reto de un mes a una semana para hacerlo más fácil. Pero hacerlo en formato más pequeño no lo resta importancia. Siempre es mejor hacer ALGO que no hacer NADA. Ya es un punto de partida. Ya marcas la diferencia. Aun así, si prefieres lanzarte a hacerlo durante un mes, tienes todo mi apoyo, y admiración. TÚ marcas las reglas.

 

Suerte. Y nos vemos al otro lado.

 

Por tu libertad.

 

¿Cual va a ser tu #semanasin? Puedes compartirla en los comentarios.
 

Y recuerda, suscríbete si quieres recibir más artículos de El Día Después directamente a tu correo. Para que no tengas que estar pendiente. ¡Es gratis!




10 responses to “Logrando Nuevas Libertades (#unasemanasin)”

  1. mark says:

    Inspirador

  2. Luisa says:

    Me has dado la excusa perfecta para convencer a mi hijo de cambiar algunos hábitos que llevo tiempo intentando que modifique. Le enseñaré tu artículo y a ver qué pasa. Si es necesario lo haré con él. Ya te contaré qué hábito vamos a modificar, (hay para elegir), y los resultados.
    Un beso.

  3. mark says:

    Hola!
    He empezado con el café…algo que sé que no me va a resultar difícil.
    Pensé en internet, pero sentí un vértigo preocupante, creo que no nos damos cuenta de hasta que punto se ha convertido en una adicción. Me apuesto algo a que para muchos sería más dificil dejar internet que el tabaco….
    Ya te contaré y ya nos contarás en que ha consistido tu semana de limpieza.
    Un abrazo Gonzalo!

  4. Gloria says:

    Mi #semanasin tiene que ver con el uso de mi smartphone, ya que esta demasiado presente en mi dia a dia con internet, redes sociales, whats app etc…a veces (muchas de ellas) mi conexion es por aburrimiento. Sin embargo tendre que esperar a llegar a casa de nuevo pues ahora estoy fuera y me gusta saber de los mios y a su vez contar lo que estoy haciendo.

  5. Indhira De la Cruz says:

    Hola Gonzalo, me encantó tu reto y estoy completamente de acuerdo contigo en que podemos deshacernos de muchos hábitos innecesarios en nuestras vidas, que más que hábitos son formas de evadir nuestra realidad o mejor dicho formas de escape para no vernos a nosotros mismos. Muchas veces triangulizamos con la comida, la tecnología, el trabajo,la religión, el sexo, un deporte, la bebida, etc.. y nos desconectamos de nuestra verdadera esencia humana y el verdadero sentido de la vida.!!
    Abrazos!!

  6. ANGELICA ALVAREZ says:

    MUCHAS GRACIAS POR ESTE ARTICULO,YO BOY A EMPESAR MI RETO, NO DORMIRE POR EL DIA YA QE DUERMO CACI TODO EL DIA Y LO BOY A REMPLAZAR CON LEER, IR A CAMINAR Y CON TAREAS DE LA CASA-ESTOY MUY CONTENTA Y YA LO EMPIEZO MAÑANA..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *